Una residencia de Barakaldo recauda 1.600 euros con sus manualidades para la Cuadri del Hospi

S. LLAMASBARAKALDO.

La habilidad y el cariño de una decena de personas de la residencia Santa Águeda, en el barrio baracaldés de Urban, se ha materializado en una ayuda tangible para la Cuadri del Hospi, la asociación de familias que lucha por la socialización y la investigación del cáncer infantil. En las fiestas de San Juan el colectivo logró vender a través de un mercadillo solidario buena parte de las manualidades que venían desarrollando desde comienzos de año, y recaudar fondos para apoyar al proyecto.

La iniciativa contó con el apoyo de la asociación de familias del barrio, que también vendió unos globos solidarios, así como de la Caixa. En total, el colectivo logró reunir 1.600 euros que han sido entregados a través de un cheque a representantes de la Cuadri del Hospi.

«Las personas usuarias han disfrutado mucho, más de lo que esperábamos», celebró la psicóloga del centro. Janire R. Ochoa destacó el efecto positivo que la iniciativa ha tenido para los participantes gracias también a la interacción con los vecinos.

«Como ellos mismos fueron los que vendían sus manualidades, en una mesa que sacamos a la calle durante las fiestas, les sirvió para relacionarse con su entorno. Además, como sabían que era algo que tenía una utilidad para la comunidad, les ayuda a generar autoestima y a darse cuente de sus capacidades», reivindicó Ochoa.

Continuidad del proyecto

Visto el éxito del mercadillo solidario, la residencia Santa Águeda se propone repetirlo. «Los tallares de manualidades se han hecho siempre, junto a otras actividades ocupacionales y de memoria», señaló la psicóloga, que recordó que estas actividades ralentizan el deterioro. Entre las manualidades vendidas en el mercadillo solidario se incluían desde broches a cestas para meter joyas, marcos de fotos y llaveros.