La rehabilitación del caserío Aiestaran de Trapagaran terminará «a finales de enero»

El baserri se convertirá en un espacio cultural y social. / D. M
El baserri se convertirá en un espacio cultural y social. / D. M

Otro medio millón de euros rematará la obra de este inmueble del siglo XIX catalogado en 2009 como monumento por el Gobierno vasco

DIANA MARTÍNEZ TRAPAGARAN.

En casi cuatro meses los vecinos de Trapagaran volverán a disfrutar de un monumento del siglo XIX muy preciado por los lugareños, el caserío Aiestaran, el único baserri que se conserva en la localidad. El Ayuntamiento minero ha iniciado la segunda fase de las obras de rehabilitación del inmueble, que en 2009 fue catalogado como bien cultural en la categoría de monumento por el Gobierno vasco. El importe, un total de 472.775 euros para poner en valor este caserío que se encontraba en estado ruinoso. Estas reformas tienen como fin transformarlo en un espacio cultural y social que albergará actividades diversas.

Esta nueva etapa, que se estima terminará «a finales de enero», tal y como anunció ayer el alcalde Xabier Cuellar, consistirá en el tabicado interior del inmueble para la división de los espacios, además de la instalación de los servicios necesarios para su funcionamiento. «Sólo faltará una tercera y última fase, que consistirá en la compra del mobiliario, un expediente administrativo que esperamos iniciar pronto para amueblar el caserío a principios de 2019», afirmó el regidor local.

La rehabilitación del caserío Aiestaran era un proyecto muy esperado por el pueblo. El Plan Estratégico de Cultura, redactado en 2014, «puso de manifiesto la carencia de equipamientos culturales existentes en el municipio para dar respuesta a la demanda de las asociaciones y de la ciudadanía en general» y trazaba una estrategia para solucionar esta situación que planteaba la rehabilitación del caserío como una de las acciones «más significativas», explicó la concejala de Urbanismo y Cultura, Ainhoa Santisteban.

Dicho plan, elaborado con participación ciudadana, fijó los usos que se le iban a dar al inmueble. En la planta baja irán ubicados los talleres de cocina y un txoko social, mientras que la planta superior estará dividida en salas para cursos de cerámica, pintura y otras actividades de ocio. Aiestaran fue construido a comienzos del siglo XIX, siguiendo el modelo de caserío rural de Las Encartaciones; incluye detalles de arquitectura urbana tales como columnas, molduras y remates de piedra arenisca.

Energía sostenible

A finales de 2016 se inició la primera fase de la reforma, que consistió en afianzar la estructura del edificio para evitar que su mal estado de conservación provocara daños irreparables. En concreto, se reformaron las fachadas y la cubierta, además de instalar un sistema de geotermia que permitirá generar energía de forma sostenible. Esta primera fase tuvo un coste económico de 572.110 euros.

El Consistorio ha recibido importantes subvenciones económicas para financiar el proyecto. El Gobierno vasco sufragó íntegramente el proyecto de rehabilitación y ha concedido 36.000 euros para la instalación de un ascensor, mientras que el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía ha otorgado 138.000 euros. Además, el Ayuntamiento está a la espera de conocer el importe que aportará el Ente Vasco de la Energía.

La puesta en funcionamiento de este nuevo espacio cultural y de ocio el próximo año «supone cumplir un importante compromiso que adquirido con la ciudadanía de Trapagaran para asignar un espacio nuevo y moderno a todos los cursos culturales y de ocio que se imparten el Palacio Olaso», declaró el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos