La regeneración de El Bullón toma impulso con un nuevo proyecto

La plaza que se proyecta en el barrio. /E. C.
La plaza que se proyecta en el barrio. / E. C.

Santurtzi estudia un plan que mantiene las 1.400 viviendas previstas, pero con más pisos libres para garantizar su viabilidad

SILVIA OSORIO SANTURTZI.

La regeneración de El Bullón, una zona degrada den Santurtzi, cobra fuerza. El equipo de Gobierno estudia un renovado proyecto que mantiene las 1.400 viviendas previstas, pero que añade una serie de retoques que posibilitan la revisión del PGOU y garantizan su viabilidad económica. Habrá más viviendas libres, se amplía el ámbito de actuación y se incrementa la edificabilidad.

La rehabilitación de este barrio es una vieja promesa que nunca ha acabado de ver la luz. Se trata de un entorno urbano sin planificar y mal integrado en la trama del municipio, lo que dificulta la accesibilidad a las viviendas, tanto para personas con movilidad reducida como para equipos de emergencia. Además, cuenta con infraestructuras obsoletas y escasos lugares de esparcimiento.

El nuevo plan está respaldado por el Grupo Lar, promotora que cuenta con inversores internacionales y que se compromete a asumir el coste de las nuevas infraestructuras y los realojos. El total del proyecto está valorado en 74 millones. Según su arquitecto, Joseba Martínez, en cuanto a ordenación y diseño es idéntico al ya aprobado de manera definitiva en 2014, pero que una parte de los residentes del vecindario rechazó y llevó a los tribunales por considerar que no era viable y por el bajo valor del suelo. La justicia dio la razón a los demandantes y quedó anulada una parte del proyecto.

La rehabilitación de este barrio degradado de Santurtiz es una vieja promesa

La asociación del barrio que rechazó el anterior proyecto aún no se ha manifestado, aunque ya conoce las novedades. La principal es el cambio de los porcentajes del tipo de viviendas con un incremento de pisos libres: serían un 49,95% del total. Además, se amplía el ámbito de actuación en unos 9.000 metros cuadrados hasta una zona cercana al Villar -solo se destinará a espacios verdes, no a viviendas-, siendo la superficie total de 105.000. Esta fórmula permite mayor edificabilidad y elevar en dos alturas algunos bloques. «La viabilidad es incuestionable», asegura Martínez.

Un centro cívico

Para ello, se deberán derribar las infraviviendas existentes. La primera actuación es la construcción de los bloques destinados al realojo cuyas ubicaciones estarían «a menos de 150 metros» de los actuales pisos de sus propietarios. Estas obras tardarían unos dos años. Luego, se les realojaría, se demolería sus antiguas viviendas y se completaría la urbanización.

El nuevo plan también permitirá dotar a la zona de plazoletas, calles, viales y aparcamientos, nuevos espacios verdes, una calle arbolada, desde el final de Gurruchaga conectando ésta con la calle Bullón, y una plaza central. También se crearán dos nuevos viales para conectar con la autopista y con Kueto.

Por otro lado, se prevé trasladar la subestación eléctrica y desmantelar los tendidos aéreos, así como construir un centro cívico. También se acondicionará una nueva canalización para el río Bullón, «eliminando su curso bajo edificios y en cauce abierto» en la futura plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos