«No queremos que nos dejen sin zonas verdes», piden los vecinos de Federico Martínez

El pleno jarrillero se desarrolló con normalidad./Azahara García
El pleno jarrillero se desarrolló con normalidad. / Azahara García

Los residentes de esta calle de Portugalete piden en el pleno que se agilice la revisión del plan urbanístico de Repélega, que contempla 650 VPO «muy cercanas» a sus viviendas

AZAHARA GARCÍA PORTUGALETE.

La asociación de vecinos de Federico Martínez acudió ayer al pleno del Ayuntamiento de Portugalete a pedir que se agilice la revisión del plan urbanístico previsto por el Gobierno vasco para Repélega.

El proyecto contempla 650 viviendas de VPO, entre ellas las que servirán para realojar a los residentes de El Roble, cuyas casas llevan 30 años fuera de ordenación. La plataforma vecinal leyó un texto en el que, su presidenta Raquel Flores, recordó, que los futuros edificios les dejarán arrinconados. «Queremos zonas verdes para todos», reclamó. Sin intención de paralizar el proyecto, pero sí revisarlo para no mermar «la calidad de vida» de los vecinos de Federico Martínez, instó a las instituciones a tratar con equidad a todos los vecinos y a «priorizar la convivencia sobre la codicia de las promotoras inmobiliarias y la especulación».

Tanto el portavoz del PNV, Txema Ezkerra, como el alcalde jarrillero, el socialista Mikel Torres, manifestaron su deseo de llegar a un acuerdo que satisfaga las necesidades de todos los vecinos de Repélega. El primer edil puntualizó que «siempre a petición de los vecinos hemos mediado con el Gobierno vasco», llegando, incluso, a acompañar a una delegación de los mismos en una reunión con la consejería de Vivienda en la que se logró realizar un concurso de ideas con cinco proyectos alternativos. En fecha aún por determinar y a instancias de EH Bildu y Elkarrekin Podemos, el Parlamento vasco debatirá una proposición no de ley para que el proyecto se modifique.