Un programa piloto une en Muskiz salud y lectura para ayudar a los padres

El alcalde Borja Liaño junto a las precursores de la iniciativa./Sergio Llamas
El alcalde Borja Liaño junto a las precursores de la iniciativa. / Sergio Llamas

La iniciativa, surgida en el ambulatorio, enseña a las familias a utilizar los libros para tratar temas como la incontinencia, las rabietas o la comida

S. LLAMAS MUSKIZ.

Un programa piloto del centro de salud de Muskiz ayuda a los padres a gestionar las emociones y prevenir problemas en sus hijos gracias a la lectura. El servicio de pediatría del ambulatorio, que comparte edificio con la biblioteca municipal desde 1988, inició a finales del pasado año el programa de biblioterapia en el que ya han participado 14 familias con menores de 0 a 3 años, aunque en el futuro está previsto ampliar la franja de edad e incluso cabe la posibilidad de trabajar con adultos.

«El hilo conductor de todas las sesiones va unido a un libro. Enseñamos a los padres a interpretar ese libro para que luego puedan leerlo con su hijo, enseñarles diferentes emociones y ayudarles a descubrirlas», explicó ayer la responsable del centro de salud, Mónica Monje. Ella explicó que los talleres con las familias se desarrollan en el tiempo libre del personal. Los interesados pueden contactar con el teléfono 94 670 70 75 o el email bibmus@gmail.com.

El proyecto, que permite abordar cuestiones como las rabietas, la alimentación, la incontinencia, o el duelo por la pérdida de un ser querido, entre otras muchas, nace también del trabajo desarrollado por la pediatra del ambulatorio, Irene Gutiérrez y la enfermera, Clara Isabel González. El objetivo es favorecer un uso adaptativo de la información emocional, de manera que también ayude al desarrollo de los menores en el ámbito académico y en el personal.

El alcalde de Muskiz, Borja Liaño, celebró ayer que este proyecto piloto que aúna salud y lectura se desarrolle en la localidad minera y confió en que favorezca «un mejor comportamiento y una mayor integración de los jóvenes en el futuro». «El servicio de pediatría lanzó este proyecto en diciembre con idea de educar a las familias en inteligencia emocional», explicó el regidor.

Aula Joven

La responsable del centro de salud de Muskiz apuntó ayer que el ambulatorio también desarrolla otro programa con alumnos de sexto de primaria, llamado Aula Joven, en el que se desplazan hasta los propios centros. «Inicialmente pretendía transmitir proyectos de vida saludable y prevención de alcohol y drogas, pero hemos visto que los chavales también nos demandan un tema emocional: cómo se sienten, cómo es integrarse en un grupo», detalló. A través de esta iniciativa los profesionales también pueden detectar situaciones de riesgo, como casos de bullying.

Temas

Muskiz