Presentan alegaciones contra el plan para construir 550 viviendas en Portugalete

La zona donde se levantarán medio millar de nuevas viviendas. / J. ALEMANY
La zona donde se levantarán medio millar de nuevas viviendas. / J. ALEMANY

Oposición, vecinos y la gasolinera de Cepsa están en desacuerdo con el diseño del proyecto urbanístico

HELENA RODRÍGUEZ PORTUGALETE.

El plan de una promotora privada para construir alrededor de 550 viviendas en los antiguos terrenos de Nervacero y Portumetal, en el barrio portugalujo de Repélega, se ha encontrado con una fuerte oposición. Han formulado alegaciones EH Bildu, Portugaluj@ Despierta, la Asociación Vecinal de Federico Martínez y Cepsa, propietaria de una gasolinera afectada. Además, el PNV ha realizado varias peticiones, aunque no son reparos técnicos como tal.

Del más medio millar de pisos que se prevén levantar, 231 serán de protección oficial y 310 libres. En total, la intervención afectará a 44.000 metros cuadrados. 8.500 de ellos se han reservado para dos grandes parques. Los más disconformes son los vecinos de la cercana calle Federico Martínez. 56 familias también afectadas por otra actuación urbanística que supondrá la construcción de varios bloques de VPO muy próximos a sus casas. «Nos van a encerrar entre edificios. En Repélega no se necesitan más ladrillos, sino zonas verdes», advierten. Exigen que las construcciones proyectadas más cerca de su calle se trasladen cerca del cementerio. Así, «la zona edificada guardaría mayor distancia, tanto con Federico Martínez, como con los conjuntos monumentales de Villanueva y El Progreso», detallan. Asimismo, piden que «un bulevar con zona ajardinada» sobre el espacio que quedaría libre.

Las alegaciones de Portugaluj@ Despierta van en sintonía con la necesidad de más áreas de esparcimiento: «No estamos de acuerdo con convertir Portugalete es una ciudad dormitorio, sin servicios ni zonas verdes y carente de vida. Hay que desarrollar un gran parque, con árboles, que sirva de pulmón para la localidad». También solicitan que se dé prioridad al realojo de los vecino de El Roble, una zona de casas fuera de ordenación.

Se pide, sobre todo, que s e redimensione el plan para incluir áreas verdes y de esparcimiento

Debate ciudadano

Si bien desde EH Bildu reconocen que el proyecto se han hecho «de acuerdo a la ley», solicitan que el plan se paralice para «abrir un debate ciudadano que desvele qué otras alternativas existen y si es hay demanda de tantas viviendas». «En esa zona se van a levantar en los próximos años casi 700 y creemos que es demasiado. Somos partidarios de que se apliquen las nuevas fórmulas para calcular la densidad de casas», apuntan. Además, reclaman que la constructora sustituya los aparcamientos que puedan perderse en el parking donde se instala el mercadillo, que en el nuevo proyecto se califica como sistema general, con posibilidad de albergar una dotación pública en el futuro.

Las zonas verdes también figuran entre las preocupaciones del PNV. Demandan que los espacios de vegetación se amplíen y se redistribuyan, y proponen que «su configuración y equipamiento sea definido con un proceso participativo vecinal, tal y como se aprobó en una moción nuestra, aprobada por el pleno». En su lista de exigencias: que parte de las VPO sean para jóvenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos