Portugalete empleará el remanente de 2018 para impulsar los ascensores de Sotera de la Mier

Imagen de la calle portugaluja./Pedro Urresti
Imagen de la calle portugaluja. / Pedro Urresti

El Consistorio jarrillero consiguió el año pasado un ahorro neto de 6,4 millones de euros que destinarán a proyectos de mejora de la accesibilidad

AZAHARA GARCÍA PORTUGALETE.

Portugalete cierra 2018 en positivo. El Consistorio jarrillero logró el año pasado un ahorro de 6,4 millones de euros «gracias al principio de prudencia con el que se ha gestionado el dinero público, no dando por sentado ningún ingreso sobre el que tuviéramos dudas», afirmó ayer el alcalde socialista Mikel Torres en la presentación de la liquidación del anterior presupuesto. Un año en el cual el secreto para conseguir esta estabilidad está, entre otras cosas, en «el ahorro energético, en una plantilla de personal equilibrada y en concurrir en todas las convocatorias de subvenciones por parte de las administraciones públicas», añadió el regidor portugalujo.

El remanente logrado a lo largo del ejercicio pasado ya tiene una misión. Con estos ahorros el Ayuntamiento tiene pensado «acometer todos aquellos proyectos que no estaban contemplados en las cuentas de 2019», explicó el primer edil. Entre ellos, destaca el impulso que el equipo de gobierno dará a la instalación de los ascensores urbanos que unirán la calle Sotera de la Mier con el Grupo Miramar. Una obra, cuyo presupuesto asciende a 550.000 euros y que es una vieja demanda de los vecinos de la zona.

La accesibilidad, es de hecho, una cuestión de estado para el Ayuntamiento vizcaíno. Por su peculiar orografía que se caracteriza por la existencias de acusadas pendientes, el municipio jarrillero necesita actuaciones en esta materia que mejoren la calidad de vida de una población cada vez más envejecida. Por ello, otros proyectos a los que se destinará parte del remanente de 2018 estarán relacionados con la mejora de la accesibilidad.

Así, también verá la luz otro ascensor urbano entre la calle Julio Gutiérrez Lumbreras y la Plaza Urdaibai y rampas mecánicas como las de la Avenida Kanpazar y las que enlazarán la plaza Filomena Trocóniz con la calle Abatxolo. Además, el Ayuntamiento tiene previsto emplear ese dinero para arreglar calles e instalaciones deportivas y seguir expandiendo la red de recogida neumática de basuras.

Ayuda a domicilio

Según anunció Torres, también se incrementarán las partidas en los servicios sociales, sobre todo en la ayuda a domicilio, donde hay lista de espera. «La demanda ha crecido mucho en los últimos tiempos debido al envejecimiento de la población», explicó Torres.

La modernización de la villa también contará con una partida económica que permitirá al Consistorio «seguir ahorrando para poder hacer frente a las situaciones de incertidumbre recaudatoria como las vividas en el pasado. Eso es lo que nos ha permitido superar la crisis», reconoció el primer edil. Además del remanente, el alcalde también resaltó «como síntoma de responsabilidad a la hora de gestionar el dinero público» que el Ayuntamiento de Portugalete «es un buen pagador y no tiene ninguna factura pendiente de años anteriores», situando la media de ingreso a sus proveedores en los 12,74 días. Además, Torres añadió que las cuentas de las tres sociedades municipales -Surposa, Demuporsa y la escuela infantil Txikitxu- «se encuentran totalmente saneadas, sin deudas bancarias y presentando resultados positivos en su gestión económica».