Portugalete decorará la trasera del Puente Colgante con un mural

Recreación de la imagen que se colocará en los próximos meses. / E. C.
Recreación de la imagen que se colocará en los próximos meses. / E. C.

La obra de la calle María Díaz de Haro recreará el Palacio Chávarri, antaño enclavado en esta misma localización

AZAHARA GARCÍA PORTUGALETE.

Una mirada de nostalgia al pasado. El Ayuntamiento de Portugalete aprovechará las obras de rehabilitación del muro de María Díaz de Haro, en su parte trasera al Puente Bizkaia, para conmemorar la historia de la villa. Así, en colaboración con varios historiadores del municipio y tras revisar varias fotos antiguas de la zona, se ha optado por reproducir en la pared una imagen del Palacio Chávarri, que antaño estuvo enclavado en esa misma localización. «Tenía claro que la restauración de esa pared no podía ser una obra de mejora más, que tenía que servir para recordar el pasado de nuestra localidad», señaló el alcalde jarrillero, Mikel Torres.

El mural tendrá unas dimensiones de 9 metros de ancho por 6 de alto y estará totalmente iluminado desde su parte superior con unos proyectores LED. Las obras de rehabilitación, que comenzarán el próximo lunes, actuarán sobre una superficie total de 450 metros cuadrados. Entre las actuaciones previstas se encuentra la introducción de las aguas que bajan por él al interior de la pared y la reparación de todo el voladizo superior que transcurre por la calle Bizkaia.

Además, se creará una cortina rematada por un tramex ornamental de estructura triangular que, según señaló el primer edil, «recordará al Puente Colgante y a la ría». Esta estructura será de aluminio perforado, para facilitar su ventilación, y se lacará en colores verdes y ocres que combinen con la estética del Parque de Doctor Areilza que se encuentra detrás. En su parte inferior, el muro estará rematado con un zócalo de piedra caliza, que recogerá las aguas interiores que bajen desde la calle Bizkaia.

Mejora del Casco Histórico

Torres resaltó que con la ejecución de esta obra se da un paso más en el proceso de rehabilitación de espacios en el Casco Histórico. «La mejora del muro en María Díaz de Haro contribuye a dignificar lugares públicos y especialmente atractivos para los vecinos y los miles de turistas que nos visitan», subrayó el primer edil. El presupuesto destinado a este proyecto alcanza los 180.000 euros y está previsto que las obras tengan un plazo de ejecución de tres meses.