Pobeña recreará la vida minera de finales del XIX en Muskiz

Agasajará a descendientes del escritor Antonio Trueba en la fiesta que incorpora este domingo un cuartel de vigilancia

SERGIO LLAMASMUSKIZ.

El barrio de Pobeña volverá a excavar en sus recuerdos para traer este domingo algunas escenas cotidianas de su pasado minero. Más de un centenar de personas se vestirán como a finales del siglo XIX para la decimosegunda edición de 'Pobeña 1890', una fiesta en la que se recrearán diversos oficios antiguos a través de una veintena de puestos. Un lavadero de ropa, una herrería, una taberna, un grupo de hilanderas, bateles o unas abacerías figuran entre ellos.

La actividad comenzará a partir de las diez de la mañana. Una carreta tirada por bueyes llevará varias piezas de mineral hasta la rentería, para analizar la calidad de la vena, antes de ser cargada en el puerto venaquero. Entre las novedades de este año destaca la creación de un cuartel de vigilancia, con tres soldados que controlarán las cargas y descargas.

«La existencia de puestos de vigilancia se debía a que toda Europa tenía la mirada puesta en la vena encartada y vizcaína, pero la Corona de Castilla tenía terminantemente prohibida su exportación», avanzó ayer Ricardo Santamaría, coordinador del centro Trueba que organiza la cita junto a la asociación de vecinos de Pobeña.

Casamiento con 'Perejil'

Este año, además, se celebrará un casamiento de dos jóvenes de la localidad, del que levantará acta el alcalde-notario. Se desarrollará al mediodía, con una comitiva en un carro tirado por el burro 'Perejil'.

La cita del domingo dedicará también un homenaje a unos descendientes directos del escritor encartado Antonio Trueba, que acudirán desde Madrid, con motivo del bicentenario de su nacimiento.

Tampoco faltará el tradicional reconocimiento a las personas mayores de la zona, que este año recaerá en Clotilde Gorbea. «Llevamos ya muchos años escenificando en este barrio la vida de finales del siglo XIX. Es una actividad que siempre ha sido muy bien acogida», matizó el alcalde de la Muskiz, Borja Liaño.

Temas

Muskiz