El pleno de Barakaldo da luz verde a la futura promoción de viviendas en Bide Onera

El proyecto conservará la fachada del edificio histórico. / S. OSORIO
El proyecto conservará la fachada del edificio histórico. / S. OSORIO

El Ayuntamiento aprobó ayer el Plan Especial de Ordenación Urbana que permitirá convertir el edificio de la coopeartiva en pisos de lujo

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

Bide Onera recibió ayer el respaldo necesario para transformar sus instalaciones en una promoción de viviendas de lujo, conservando la fachada y la configuración de la cubierta de su edificio histórico. El pleno de Barakaldo aprobó el Plan Especial de Ordenación Urbana que permitirá acometer la operación. El proyecto forma parte del plan de viabilidad desarrollado por la cooperativa para mantener un supermercado en la zona y conservar los 60 puestos de trabajo actuales.

La medida salió adelante con los votos del PNV y el PP, la abstención de EH Bildu e Irabazi y el voto en contra del PSE. El concejal del PNV, Jon Andoni Uria, reivindicó que la modificación propuesta cumple la normativa urbanística y no plantea cambio de usos para la parcela, de carácter privado, que ya constaba como de uso terciario y residencial. Uria señaló que el proyecto «cuenta con el visto bueno del comité de empresa y de los cooperativistas».

La portavoz del PSE, Ana Belén Quijada, lamentó que no haya garantías de que las plusvalías generadas con la operación se vayan a destinar a garantizar el trabajo de los 60 empleados de la cooperativa, o a la recuperación de los 26 puestos que desaparecieron con el ERE que Bide Onera aprobó el año pasado. «El proyecto urbanístico que se vota hoy es una mera operación inmobiliaria», criticó.

Esta misma semana Bide Onera hizo un llamamiento a la Corporación local al hacer público un comunicado en el que aseguraba que «el futuro» de la histórica cooperativa baracaldesa dependía de la aprobación de este Plan Especial, como elemento clave del plan de viabilidad diseñado para salvar su actividad y mantener los puestos de trabajo.

El representante de EH Bildu, Endika Abad, calificó estas declaraciones de «absoluto chantaje». «Se nos plantea un proyecto especulativo o 60 trabajadores a la calle», denunció. Maider Urbaneta, concejal de Irabazi, lo calificó de «despropósito» y defendió la abstención como una manera de conseguir que no se derribe la fachada del antiguo edificio y para ayudar a que los puestos de trabajo puedan salir adelante.

Otros asuntos

El pleno también aprobó un documento sobre las políticas que regirán en el Ayuntamiento para la recuperación de la Memoria Histórica, desarrollado mediante un proceso participativo realizado por Bakeola, y abordó un ruego de EH Bildu para retirar del salón de plenos de los retratos de los alcaldes de la época franquista. Además se aprobó una moción, también tratada en Erandio, pidiéndole a la Autoridad Portuaria el dragado de los márgenes de la ría para que el gasolino pueda prestar servicio con marea baja.

 

Fotos

Vídeos