Piden revisar el proyecto que contempla 600 pisos en Repélega

Las viviendas de El Roble están fuera de ordenación urbana./Pedro Urresti
Las viviendas de El Roble están fuera de ordenación urbana. / Pedro Urresti

EH Bildu y Podemos instarán este viernes al Gobierno vasco a desbloquear el conflicto vecinal que mantiene paralizado el plan

A. GARCÍAPORTUGALETE.

La comisión de vivienda del Gobierno vasco debatirá el viernes una proposición no de ley presentada por EH Bildu y Elkarrekin Podemos para revisar el desarrollo residencial previsto para el barrio de Repélega, en Portugalete. Según el proyecto inicial del Ejecutivo de Vitoria, aprobado en 2016, ya deberían haber comenzado las obras para levantar más de 600 viviendas divididas en dos planes diferentes.

El primero de ellos consta de 79 pisos en los que el Gobierno vasco pretende realojar a los vecinos de El Roble, cuyos hogares llevan fuera de ordenación más de 30 años. El segundo texto tendría como objetivo levantar otras 540 viviendas, 230 protegidas y 310 de venta libre.

Sin embargo, un conflicto vecinal que lleva vigente desde hace más de dos años mantiene ambos proyectos paralizados. Mientras los residentes en El Roble están ya cansados de esperar sus nuevas casas, los vecinos de la calle Federico Martínez no quieren ver las zonas verdes de su barrio convertidas en cemento. Tanto es así, que durante 2019 han sido varias las ocasiones en las que una representación de estos vecinos ha acudido al pleno del Ayuntamiento a reclamar otra solución para El Roble y que se respeten los intereses de los residentes de dicha calle.

Menos viviendas

Las posturas de ambas partes, que comparecieron por separado en dos sesiones diferentes de la propia comisión de vivienda del Gobierno vasco, han hecho reflexionar tanto a los representantes de EH Bildu como a los de Elkarrekin Podemos. Estas dos formaciones políticas, ambas a favor de la vivienda protegida, se preguntan ahora, sin ánimo de menoscabar los derechos de los vecinos de El Roble, si realmente es necesario levantar un número tan alto de viviendas.