Piden un paso para fauna silvestre que frene el atropello de animales en el corredor del Cadagua

Una nutria atropellada en junio de este año. / GRUPOS ECOLOGISTAS
Una nutria atropellada en junio de este año. / GRUPOS ECOLOGISTAS

Tres grupos ecologistas presentan un escrito a la Diputación tras registrar 25 animales arrollados en la carretera, incluidas especies protegidas

SERGIO LLAMAS ZALLA.

El corredor del Cadagua ha acercado la comarca de Las Encartaciones a Bilbao, pero su presencia se ha dejado notar en la vida silvestre de la zona. Las asociaciones Otsoaren Taldea, Eguzki Barakaldo y Ekologistak Martxan han presentado un escrito al departamento de Desarrollo Económico y Territorial de la Diputación para pedir un paso para la fauna salvaje en la BI-636, a la altura de Zalla, que ayude a frenar los atropellos de animales.

La petición llega después de que los biólogos que trabajan en la zona hayan contabilizado «más de 25 animales salvajes atropellados» a lo largo de los últimos seis años en esta carretera, en el entorno de Bolunburu y Peña La Herrera, sin contar las «decenas de erizos salvajes» que mueren en este mismo tramo. Así, los expertos destacan el arrollamiento de nueve ejemplares de Marta, catalogada como rara en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas; tres de Turón, considerado de interés especial; y el caso de una nutria, que aparece como especie en peligro de extinción. Otros mamíferos que han perdido la vida en este carretera son las ginetas, garduñas, tejones, zorros, corzos y jabalíes.

El caso de la nutria, atropellada en junio de este año a la altura de Bolunburu, resultó especialmente preocupante. Los grupos ecologistas remarcaron que hacía más de tres décadas desde que se había constatado la desaparición de esta especie en la zona. Entre los motivos que se barajaban, destacaron la caza furtiva y la contaminación de las aguas. Así, las agrupaciones denunciaron que cuando finalmente volvían a colonizar sus antiguos territorios, estos animales se han encontrado con la barrera infranqueable que supone la carretera.

El escrito presentado por los grupos ecologistas propone que los pasos para fauna silvestre se adecúen de manera prioritaria en arroyos, ya que la mayoría de la fauna silvestre que usa los corredores se mueve por los cursos fluviales. También piden que se instalen elementos para dificultar a estos animales su entrada a la carretera, de manera que se los redirija hasta los puntos de cruce sin riesgo que se habiliten.

Además de las bajas entre la fauna silvestre, desde las asociaciones ecologistas remarcaron el peligro que las colisiones pueden suponer también para los conductores, por lo que pidieron que se revise si la velocidad permitida en la actualidad, de 80 kilómetros por hora en este tramo, es la adecuada. Entre otras medidas proponen pintar una línea continua en este punto prohibiendo el adelantamiento, ya que según señalan, hay zonas para hacerlo antes y después del mismo.

Tala de árboles

Sobre el refuerzo de las medidas de seguridad, las asociaciones ecologistas denunciaron la tala antes del verano de multitud de árboles que habían sido plantados entre el Longar y la cascada del arroyo de Bolunburu después de que, según explicaron, la investigación de un accidente en la zona determinara que se debía a la falta de visibilidad. «No es de recibo cortar 500 árboles pagados con dinero público para llegar solo 5 minutos antes a destino», critican en el escrito remitido a la Diputación.

En mayo Otsoaren Taldea ya presentó unan queja a la Diputación por la tala. Entonces, la institución foral contestó que se trataba de una actuación de limpieza del talud de terraplén en la que no se había afectado a ninguna especie protegida ni con valor medioambiental, y que había afectado exclusivamente a vegetación plantada por el propio departamento de desarrollo económico y territorial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos