Petronor finaliza su segunda parada del año con mejoras que reducen las emisiones de CO2

Los trabajos, que arrancaron el pasado 27 de mayo, permitirán a la planta ser más eficiente. / F. GÓMEZ
Los trabajos, que arrancaron el pasado 27 de mayo, permitirán a la planta ser más eficiente. / F. GÓMEZ

Las reformas en su principal unidad de refino han supuesto una inversión de 49 millones de euros y han movilizado a 1.200 trabajadores

AZAHARA GARCÍAMUSKIZ.

Petronor ha dado por finalizada su segunda parada del año. La Unidad de Refino número 1, la más grande de la que dispone la planta vizcaína y con una capacidad de procesamiento de 7 millones de toneladas de crudo al año, ha permanecido inactiva desde el pasado 27 de mayo para permitir que los técnicos realizaran trabajos de mantenimiento y mejoras. La última vez que esta zona de la empresa detenía su actividad para llevar a cabo este tipo de acciones fue en 2013, coincidiendo con la renovación del Superpuerto, entidad con la que se trabaja mano a mano.

La actuación más destacada en esta puesta a punto ha sido la instalación de un precalentador de aire en el horno de crudo que mejorará la eficiencia energética de la instalación, logrando rebajar las emisiones de CO2 en 10.000 toneladas anuales. Se trata, según ha comunicado la empresa, del mayor precalentador de este tipo existente en toda la Península Ibérica y contribuirá a alcanzar el objetivo marcado por la refinería de Muskiz de reducir este tipo de emisiones en 40.000 toneladas al año.

En este sentido, también se llevó a cabo la sustitución del 'packinox', un intercambiador de calor de alto rendimiento que ayudará a disminuir el consumo energético y evitar otras 5.500 toneladas de CO2 anuales.

La Unidad de Refino número 1 recibe el crudo del Puerto de Bilbao y lo procesa para dar servicio a otras áreas de la compañía. Durante la parada, la Unidad de Refino número 2, que realiza la misma función, trabajó con normalidad, garantizando a los clientes de Petronor el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

En total, la refinería destinó 49 millones de euros a esta parada, de los cuales 27 fueron para labores de mantenimiento, mientras que los 22 millones restantes sirvieron para realizar inversiones y mejoras tecnológicas. A este presupuesto, habría que sumar otros 52 millones de euros que Petronor gastó en la primera parada de 2019, llevada a cabo en la Unidad de Conversión el pasado mes de enero. La inversión total ha sido de 101 millones de euros.

Doce grúas

Durante estos casi dos últimos meses, más de 1.200 personas han trabajado en la segunda parada del año. Han sido contratados por hasta 40 empresas diferentes y a ellos habría que sumar alrededor de otros 400 de la propia Petronor. Asimismo, se han podido ver hasta diez grúas de 75 metros de altura participando estas labores de mejora y otras dos de 80 metros trabajando directamente en la antorcha.

Una actuación que ha servido para renovar toda la parte superior de este elemento que sirve para garantizar el buen funcionamiento de la unidad. «Son las barreras de seguridad que tenemos, cuando están encendidas es que todo está bien», apuntó el gerente de Seguridad de Petronor, Iñaki Sendín.

Para que las labores de mantenimiento se realizaran en las mejores condiciones de seguridad, todos los empleados de estas firmas recibieron formación específica sobre este tipo de actuaciones. Además, Petronor llevó a cabo un reconocimiento en materia de seguridad a todas las entidades contratadas valorando sus respectivos planes y actuaciones realizados en este sentido.

Petronor cuenta con un potencial productivo de 12 millones de toneladas de crudo al año y es la mayor refinería de España. En los últimos años se han realizado inversiones de 1,2 millones de euros y se han generado 201 puestos de empleo.