Ortuella prepara una normativa de identificación canina pionera en España

En Ortuella no se sacrifica a las mascotas que son abandonadas. / JORDI ALEMANY
En Ortuella no se sacrifica a las mascotas que son abandonadas. / JORDI ALEMANY

El municipio minero podrá utilizar en un año el ADN para registrar cada perro del municipio y evitar el abandono

HELENA RODRÍGUEZ ORTUELLA.

El Ayuntamiento de Ortuella prepara una normativa para identificar por medio de ADN a todos los perros del municipio. La legislación local, aprobada en septiembre de 2017, ya abría la puerta a poner en marcha esta iniciativa, que refleja que la filiación de los canes se puede hacer por dos vías: por microchip o por código genético.

El área de Medio Ambiente, que lidera el socialista José Ángel Seijo, trabaja desde hace varios años para poner fin a los abandonos de mascotas. Se trata de un problema que en la localidad minera es aún más visible porque «aquí no se sacrifica a las mascotas desamparadas». Eso ha hecho que muchos «desalmados», dejen a los animales en el municipio.

La identificación por microchip «tiene lagunas», advierte. «Se puede manipular o hasta arrancar, causando daños al animal o la muerte, como ha pasado recientemente con una perra que encontramos muerta en un contenedor de basura. Le habían destrozado el cuello para deshacerse de la identificación», recuerda el edil minero. Consciente de la necesidad de dar un paso más, el equipo de Gobierno, conformado por PNV y dos ediles del PSE, se puso a buscar soluciones. Encontró algo «interesante» en Denia, donde se identifica a los canes por medio del ADN, pero solo como medida para localizar a quienes no recogen los excrementos del animal de la calle.

Dinero de multas para las mascotas desamparadas

Con la puesta en marcha de la nueva legislación dentro de un años, aproximadamente, Ortuella comenzará a multar a quienes no recojan los excrementos de sus canes de la vía pública. El Ayuntamiento, sin embargo, desactiva por anticipado cualquier acusación de tener afán recaudatorio. «Nuestra intención es que el dinero de las sanciones se destine a cuidar de las mascotas abandonas, incluidas las colonias de gatos que hay en la zona», comenta el delegado de Medio Ambiente.

«Se toman unos marcadores del código genético y se adjunta a la ficha del animal. Luego, si se localiza una deposición, se toma una muestra que lleva al propietario, que es multado», describe. Ortuella quiere ir más allá. Tras hablar con varios laboratorios expertos, encargaron un protocolo de actuación a una consultoría especializada.

Desde la UE

Si los plazos legales discurren por los cauces habituales, en un año la normativa será aplicada en Ortuella. El Ayuntamiento pretende que el uso del nuevo método no cause molestias a los vecinos.

«El proceso de toma de muestras en el laboratorio e incorporación de los datos a la ficha del animal será gratuito durante un tiempo. Todos los que tengan una mascota registrada como es debido y con el chip solo tendrán que venir y decir que quieren hacer lo del ADN. Para ellos, el proceso será gratis», anuncia Seijo. La medida será posible gracias a que el equipo de gobierno ya ha reservado una partida de 30.000 euros para costear los gastos de todas las mascotas ya censadas.

Pasado ese tiempo, «tendrían que pagarlo, bien con el laboratorio al que nosotros adjudiquemos el servicio, o bien con uno que ellos elijan siempre y cuando incluya en sus análisis todos los marcadores genéticos que marcará la normativa», concluye el concejal minero

Aprovechar los gatos callejeros para cazar ratas y ratones

Metidos en la faena de intentar atajar el abandono de mascotas, en Ortuella no se han olvidado de los gatos callejeros que, como en cualquier municipio, sobreviven en el municipio. Sin intención alguna de querer eliminarlos, los responsables municipales buscan no solo darles unas mejores condiciones de vida, sino aprovechar su potencial como cazadores de ratas y ratones.

Para ello, la nueva normativa que se prepara incluirá un protocolo conocido como método CES, que marca la forma en la que se deben gestionar las colonias de felinos sin dueño. Esta medida ya se aplica en otras localidades de la comarca y en Bilbao, donde se puso en marcha hace tan solo medio año. «Se detalla cómo capturarlos, desparasitarlos, esterilizarlos y devolverlos a su sitio, la calle», describe José Ángel Seijo.

Una vez al día

El documento estipula la forma en que deben ser alimentados y por quién. Se acabó eso de bajar a dejar restos de comida en un recipiente de apariencia poco higiénica o de hacerlo cuando se quiera. Una vez que la regulación entre en vigor, «se les podrá alimentar una vez al día, se deberá limpiar lo que sobre y lo harán personas que lo hayan solicitado debidamente en el Consistorio», apunta.

El objetivo es doble: por un lado que los mininos busquen el resto del alimento que necesiten haciendo lo que mejor saben hacer, cazar; y por otro, eliminar esos comederos con restos putrefactos que dan mal olor y solo atraen insectos e infecciones potencialmente peligrosas para gatos y humanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos