Ortuella y Medellín estrechan lazos para fomentar el ocio juvenil

Imagen de la Korrika celebrada en la ciudad colombiana. / AYTO. DE ORTUELLA
Imagen de la Korrika celebrada en la ciudad colombiana. / AYTO. DE ORTUELLA

El Ayuntamiento minero colabora con el colegio Euskadi con el fin de crear un programa de tiempo libre que ayude a inculcar valores a alumnos de 7 a 14 años

DIANA MARTÍNEZORTUELLA.

«El colegio Euskadi es el corazón de Medellín». Así se expresó ayer la directora de este centro educativo de Colombia, Adriana Congote, en su visita a Ortuella para presentar el proyecto de colaboración denominado 'Lurgorri-Medellín'. Se trata de una iniciativa solidaria que, impulsada por la asociación local Amets Ederra y con la aportación de 20.000 euros del Ayuntamiento, ha creado un programa de tiempo libre para los estudiantes de la escuela.

El proyecto nació hace un par de años con el fin de crear un grupo inspirado en los valores scouts: el autoconocimiento, la autoestima, el respeto al entorno y a la diversidad, la igualdad de género y la no violencia como herramienta para solucionar los conflictos. Además del conocimiento de la cultura vasca, que está muy consolidada en la ciudad colombiana. «Hay más de 300 apellidos diferentes vascos, como Arestizabal, Ibarra, Uribe, Mendieta o Etxebarria», señaló Israel Brull, coordinador de la asociación Amets Ederra, la cual ha colaborado formando a monitoras locales para llevar a cabo el proyecto. Asimismo, en Medellín, capital de Antioquia, se usa frecuentemente expresiones en euskera, como 'kaixo' o 'agur'.

Congote demostró la «alegría inmensa» por la colaboración con el Consistorio minero, ya que de esta manera «los niños son felices sabiendo de dónde vienen, por qué hablan así y por qué nuestra cultura está enlazada con la vasca». La iniciativa, según explicaron sus promotores, está dirigida a alumnos de entre 7 y 14 años. Así, alrededor de 30 chavales se reúnen cada sábado en el colegio Euskadi -fundado en 1987 por el vasco Narciso Larrea López de Luzuriaga- para trabajar los valores y la educación a través de diversos juegos y actividades. Entre las más destacadas -y con mayor acogida-, la organización de una Korrika por las calles de la ciudad colombiana. Fue un éxito.

Inclusión

«Todos nos amamos y nos respetamos, ese es nuestro lema», explicó la directora del centro colombiano. Para los pequeños, «que llegue el sábado no es un día más de colegio, sino de compartir y de aprender», añadió. «Nos motivó cómo trabajaban con la inclusión; todos son diferentes y todos son iguales», agregó Brull.

La docente sudamericana finalizó la visita a la OKE de Ortuella agradeciendo la ayuda del alcalde minero, Saulo Nebreda, «porque sabemos que esto trae mucho esfuerzo, pero estén seguros que el colegio Euskadi va a responder a ese esfuerzo y vamos a crear en los corazones de cada niño seres mejores para el mundo», zanjó.