Ocho alumnos de Sopuerta se enfrentan a un rally solidario por el desierto

Cada coche repartirá 30 kilos de ayuda por los poblados. / S.LL
Cada coche repartirá 30 kilos de ayuda por los poblados. / S.LL

Los estudiantes del centro San Viator se valdrán de los coches que ellos mismos han restaurado para recorrer Marruecos

SERGIO LLAMAS SOPUERTA.

El desierto de Marruecos se convertirá en un aula para ocho alumnos de segundo grado de automoción del centro San Viator, en Sopuerta. Su clase ha restaurado cuatro vehículos con más de 20 años -un Polo Coupé GT, un Opel Corsa, un Seat Marbella y un Renault 4L- con los que deberán completar el rally solidario Uniraid, siete etapas durante las que atravesarán miles de kilómetros. La salida será mañana en Tánger, por lo que primero los participantes conducirán hasta Algeciras, donde tomarán un ferry.

Javi Martínez (20 años), Imanol Mérida (20), Rocío Sainz de la Maza (23), Aitor Salazar (23), Roberto Alonso (22), Iker Galarreta (21), Unai Huerga (27) y Adrián Seisdedos (20) deberán turnarse en jornadas de conducción de hasta diez horas que les llevarán a atravesar dunas, pistas de tierra y hasta tramos con nieve a 2.200 metros de altura por la cordillera del Atlas. También viajarán de noche, sin más ayuda que un mapa, una brújula y un libro de anotaciones. Los cuatro maleteros irán cargados con 30 kilos de material escolar, ropa y ordenadores para repartir en los poblados a los que les lleve su travesía, y en la escuela Al Akwam.

«El mayor miedo es no llegar hasta el final», afirmaron Javi e Imanol. Ellos compartirán el Polo. Dentro de los vehículos habrá pocas comodidades. «La radio tuvimos que quitarla porque provocaba cortocircuitos», detallaron Iker y Roberto, los conductores del Marbella. «Hablaremos de lo que surja. Además, hay que estar pendientes del mapa y la brújula. Lo bueno es que a la vuelta ya no nos perderemos tan fácilmente», bromearon Rocío y Aitor, los pilotos del Corsa. Adrián, que compartirá el Renault con Unai, explicó que los asientos no pueden echarse hacia atrás. «Van anclados por seguridad».

Una aventura

Los jóvenes tienen en común su afición a la conducción y sus ganas de aventura. «Esta es una experiencia que te cambia la vida», remarcó Unai Huerga. El varias veces campeón europeo de Nascar, Ander Vilariño, que ayer acompañó a los jóvenes en la salida de San Viator, remarcó que su viaje «es una aventura que va mucho más allá de la conducción».

 

Fotos

Vídeos