La nueva señalización de Carlos VII aumenta la seguridad de los jarrilleros

Los nuevos luminosos buscan mejorar la seguridad de los peatones . / PEDRO URRESTI
Los nuevos luminosos buscan mejorar la seguridad de los peatones . / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento de Portugalete coloca diez balizas en los pasos de peatones sin semáforo de la principal arteria de la villa

AZAHARA GARCÍA PORTUGALETE.

La avenida Carlos VII aumenta la seguridad para los viandantes. El Ayuntamiento de Portugalete ha colocado 10 balizas peatonales led en los cinco pasos de cebra sin semaforizar ubicados a largo de la principal arteria del municipio. El objetivo, en palabras del Concejal de Urbanismo, Jon Pesquera, es «mejorar las condiciones de visibilidad de estos pasos, aumentando la seguridad de las personas que cruzan la carretera a pie».

Estas nuevas señales, advierten a los vehículos, con una luz intermitente y el pictograma de un peatón cruzando la calzada, de la proximidad de un paso de cebra que no está regulado mediante un semáforo. Además, cuenta con una tira led, situada a baja altura para llamar también la atención de las personas que transitan por la acera de la cercanía de un lugar apropiado para pasar al otro lado de la calzada.

El funcionamiento de estas balizas es independiente del alumbrado público, por lo que permanecen encendidas tanto de día como de noche. El color de la luz que emiten es seleccionable entre el azul y el naranja, habiéndose elegido el primero de ellos para una primera fase de uso.

El Consistorio jarrillero puso en marcha esta iniciativa a instancia del Partido Nacionalista Vasco que, mediante una enmienda en los presupuestos de 2018, solicitó mejorar la visibilidad de estos puntos. Su portavoz en el Ayuntamiento de la localidad, Txema Ezkerra, explicó que «La Avenida de Carlos VII es una de las vías con mayor tráfico de la villa y, a pesar de contar con una iluminación que cumple con los estándares establecidos, presentaba problemas en la visibilidad».

La realización de los trabajos ha incluido el suministro de las balizas, la obra civil para su instalación, la canalización eléctrica y el cableado necesario para su funcionamiento y la modificación de un cuadro de alumbrado público para que puedan alimentarse. En total, un presupuesto de 22.300 euros, IVA incluido, que fue adjudicado a la empresa fabricante de los elementos, EDIGAL.

 

Fotos

Vídeos