Una chica de 19 años sufrió «tocamientos» mientras orinaba entre unos contenedores en los 'Sampedros' de Sestao

Decenas de vecinos se concentraron en Sestao en repulsa por la agresión./PEDRO URRESTI
Decenas de vecinos se concentraron en Sestao en repulsa por la agresión. / PEDRO URRESTI

El presunto agresor ya está identificado

X. GARMENDIA | A. GARCÍA

En Sestao, el primer fin de semana festivo de los 'Sampedros', las fiestas patronales de la localidad, no se libraron de las agresiones machistas y homófobas. El mensaje es claro, 'No es no', y las campañas de sensibilización numerosas. Sin embargo, hay quienes no se dan por enterados. La jarana en el municipio se vio empañada por dos ataques la noche del sábado al domingo.

Según confirmó ayer la Ertzaintza, una chica de 19 años interpuso una denuncia tras haber sufrido «tocamientos» por parte de un desconocido mientras orinaba entre dos contenedores. Los hechos tuvieron lugar entre las dos y las tres de la madrugada en la céntrica plaza de San Pedro. Pese al susto y el mal trago, la joven, que logró zafarse del individuo, vecino de Sestao, no dudó en acudir a la comisaría de la Policía autonómica a dar cuenta de lo sucedido. Gracias a las indicaciones de una testigo y las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, el agresor pudo ser identificado por la Policía local, que ha pasado los datos del sospechoso al Departamento vasco de Seguridad para que se abran las diligencias necesarias.

Ataque homófobo

Según fuentes municipales, las características de una llamativa mochila que portaba el hombre en el momento de cometer el delito fueron suficientes para dar con él horas después de que tuviera lugar la agresión. En cuanto al segundo atentado contra la libertad sexual, sobre la que no hay cursada ninguna denuncia, desde el Consistorio sestaoarra confirmaron que la víctima fue un joven al que varios individuos insultaron y escupieron. En el momento del ataque, el hombre se encontraba disfrutando de las fiestas con unas amigas.

Ante estos deleznables hechos, el municipio fabril interrumpió ayer el trajín festivo para expresar su condena por este tipo de conductas, que poco tienen que ver con el disfrute y la diversión en una noche de fiesta. En un acto celebrado por la tarde en la plaza San Pedro, promovido por la asociación feminista Emari, decenas de vecinos se concentraron en señal de repulsa. Un llamamiento al que se unió el Ayuntamiento, que mostró «su máxima condena por cualquier tipo de conducta que atente contra la libertad de las personas».