«El movimiento cuadrillero es un estilo de vivir las fiestas»

Jonatan y Ángela. / S. O.
Jonatan y Ángela. / S. O.

Jonatan Nozal y Ángela Esteban representarán este año al colectivo tras ser elegidos como mejores cuadrilleros

SILVIA OSORIO SANTURTZI

El kit festivo ya está listo: camiseta limpia como la patena esperando en el cajón y el pañuelito morado a punto de ser anudado al cuello. Es la indumentaria básica con la que las cuadrillas de Santurtzi vivirán diez inolvidables días de jarana. La espera ha sido larga, pero las fiestas patronales por excelencia de la localidad costera están de vuelta. Y nada sería igual sin la presencia del movimiento cuadrillero, el auténtico motor de la jarana. Su aportación es fundamental en el programa, tanto por su participación, como por su difusión e impulso. Y también son responsables de que las fiestas del Carmen sean las segundas más importantes de Bizkaia.

Es un sello de identidad que diferencia estas 'jaiak' de otras y un sentimiento que cada cuadrillero vive con auténtica devoción. Buena prueba son los mejores cuadrilleros elegidos el año pasado y que en esta edición vivirán unas fiestas «especiales y diferentes» por las 'obligaciones' que dicho cargo acarrea: presentarán la gala final de los Gorka, desfilarán con la comitiva de la Virgen el día de la procesión... Y mucho más. Son Jonatan Nozal, de 27 años e integrante de 'Ceda el Vaso', y Ángela Esteban, de 21 y miembro de 'Nora zoaz? Manzanos traigo'.

Para ambos, el movimiento cuadrillero es un estilo de vivir las fiestas, «mucho más que salir de noche, ir a dormir y volver a salir. Además, se crean amistades. Hasta el punto de que he ido invitado a algunas bodas. Es algo muy bonito y que nos enorgullece en este pueblo», apunta el joven, a quien ya de crío le pico el gusanillo de formar parte de una agrupación. «De pequeño iba a ver las pruebas. Veía muchas risas y le decía a mi ama: 'Yo quiero estar ahí'», evoca. En el caso de su compañera festiva, la tradición le viene de familia. «¡Tengo parientes en todas las cuadrillas! Es algo que has visto desde siempre, aunque en mi caso fue porque todas las amigas nos animamos a formar una», comenta.

«Tengo parientes en todos los grupos. Es algo que has visto desde siempre en casa»

A última hora

Durante los meses previos, los cuadrilleros están al pie del cañón y, ya en plena ebullición de la fiesta, disfrutan como los que más. La celebración de las pruebas es el momento cumbre de cada jornada. Nadie falla a la cita, aunque haya que calarse en los balandros o haya que mover el esqueleto delante de todo el personal. La primera es la preferida de ambos, una actividad que congrega a numerosas personas en el muelle. Eso sí, lo de prepararlas con antelación no va con ellos: «Somos muy de ir deprisa y corriendo. Lo que importa es divertirse».

«De pequeñas ganábamos pruebas, pero ahora... ¡Algo nos saldrá!», añade Ángela, que prevé que este año también dejarán la coreografía del playback «para el día antes». Además de las pruebas, aunque absorben mucha parte del tiempo, tratarán de disfrutar de otros actos emblemáticos. Ambos aseguran que no faltarán al concierto de la Orquesta Vulkano, el sábado 21. «Me parece un acierto que este concierto lo hayan sacado de las txosnas: va mucha gente», zanja Jonatan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos