Un millar de firmas piden que Osakidetza mantenga la financiación del Módulo de Salud Mental de Cruces

Imagen de una concentración de protesta celebrada la semana pasada. / S. LLAMAS
Imagen de una concentración de protesta celebrada la semana pasada. / S. LLAMAS

Hoy finaliza el contrato con el departamento de Sanidad del Gobierno vasco que desde hace cinco años costeaba el servicio, con 900 usuarios en Barakaldo

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

Cerca de un millar de personas han mostrado ya su apoyo al Módulo de Atención Psicosocial de Cruces a través de la recogida de firmas que los simpatizantes del servicio han iniciado en Internet. La petición, recogida en la plataforma Change.org, alerta así del final del contrato de cinco años con el que Osakidetza venía financiado este proyecto, y que llega hoy mismo a su fin.

El pasado jueves los trabajadores y usuarios del módulo celebraron una nueva concentración de protesta frente al Hospital Universitario de Cruces. Se trata de una medida que los manifestantes tienen previsto mantener durante las próximas semanas para advertir de la situación en la que podrían quedar los 900 usuarios del servicio. Con todo, los responsables del centro en el que trabajan un total de seis profesionales afirmaron que tratarán de mantenerlo abierto todo el tiempo posible, aun careciendo del contrato.

Según explicaron, lo harán solicitando donativos a los usuarios que puedan costearlos, aunque mantendrán también la atención a quienes no puedan hacerlo. En 2012 ya pasaron por una situación similar cuando Osakidetza le retiró sus aportaciones, que suponían el 80% de los ingresos. Año y medio después firmaron el contrato que finaliza hoy.

La recogida de firmas, dirigida a la consejera de Salud del Gobierno vasco, Nekane Murga, recuerda las cuatro décadas de vida del proyecto y señala que «siempre ha respondido a las necesidades de sus pacientes creciendo en programas e intervenciones según las necesidades». «Lo que se necesita son más centros de estas características para mejorar la atención asistencial de la población, no suprimirlos», apunta el texto de la iniciativa.

El Módulo de Atención Psicosocial de Cruces da servicio a una población de 40.000 vecinos residentes en los barrios de Cruces, Lutxana, Burtzeña y Retuerto, donde recientemente ha abierto un nuevo ambulatorio que también les deriva pacientes. El año pasado el Gobierno vasco declaró le otorgó la declaración de utilidad pública.

Ley de Contratos Públicos

Los responsables de Osakidetza explicaron que el motivo de no firmar una nueva financiación se debe a la nueva Ley de Contratos Públicos, que no permite la renovación del servicio. Además, aseguraron que la Red de Salud Mental de Euskadi dispone de recursos suficientes para ofrecer atención a los usuarios del módulo.

«Hace seis años ya intentaron cerrarlo con la oposición de pacientes, sindicatos, el Ayuntamiento y todos los partidos políticos municipales», advierte el escrito que presenta la recogida de firmas. Allí recuerdan que entonces tanto el Ararteko como el Parlamento vasco pidieron expresamente su continuidad. Además, cabe recordar que una de las últimas concentraciones celebradas a las puertas del hospital vizcaíno contó con la presencia de concejales de Barakaldo de todos los partidos con representación en el pleno.