Los menores ingresados en el Hospital de Cruces encienden su decoración navideña

Los más pequeños han disfrutado con el encendido del árbol./Pedro Urresti
Los más pequeños han disfrutado con el encendido del árbol. / Pedro Urresti

Actores de la serie 'Go!azen' han participado en la puesta en marcha de la iluminación, presidida por un árbol de cuatro metros de altura

SERGIO LLAMAS

Las fiestas gozan de buena salud en el Hospital Universitario de Cruces. Esta mañana un grupo de menores ingresados, acompañados de familiares y trabajadores del centro, ha encendido las luces de gran árbol de cuatro metros de altura que preside el hall de entrada. Lo han hecho acompañados de un grupo de actores de la serie de EITB 'Go!azen'. Asier Burguete, Iholdi Beristain, María Redondo, Aritz Mendiola e Iker Villa han amenizado el encuentro y han entregado los premios a los ganadores del tradicional concurso de ilustraciones de la postal navideña.

«Justo ahora estoy trabajando, pero me dije que tenía que venir a esto. Sabíamos que podía ser duro, pero ha sido algo muy especial», ha explicado Mendiola tras el encendido. El honor de prender las luces ha correspondido en parte a Nekane, de 10 años. Ella es una de las ganadoras del concurso de postales. «Ingresó el 20 de noviembre. Vino de urgencias con dolores de tripa y entró al quirófano con un susto terrible», ha relatado su madre, Begoña García. Aunque sólo estuvo dos días en el Hospital, la pequeña no quiso perder clase y así terminó participando en el concurso. «El árbol está muy bonito», ha señalado la menor, que en casa también se ha encargado de la decoración junto a su hermana. Christian, el otro ganador del certamen, de 14 años, pasó más tiempo en el hospital. «Ha estado varias veces. La primera vez, en marzo, un mes y pico», ha apuntado su madre, Luzmila Álvarez. Aunque las estancias en el hospital nunca son deseadas, el menor agradeció la gente que ha conocido entre sus paredes. «Hemos hecho muchos amigos», ha asegurado.

«Humanizar» el hospital

La pequeña fiesta celebrada esta mañana en Cruces forma parte de las iniciativas del hospital por «humanizar» sus instalaciones. Así lo volvió a recordar su director gerente, Santiago Rabanal. «Sabemos que estos son momentos más sensibles para mucha gente. Ahora se abre un calendario de eventos que incluirá visitas como las de los jugadores del Athletic o la llegada del Olentzero», ha avanzado.

Los menores ingresados ahora han agradecido el gesto esta mañana con sus sonrisas, como la de la pequeña Andrea, de cuatro años. Su madre, Fátima Hernández, ha celebrado la iniciativa, porque le ha «alegrado» la mañana tras 10 días sin salir del hospital. Más adelante tendrán que desplazarse a Madrid para continuar con los tratamientos. «No sabíamos que había esto porque nunca nos había pillado aquí por estas fechas, pero le está gustando», ha reconocido. A Beatriz y su hija Paula, de 8 años, el acto de esta mañana le ha pillado durante una de las consultas periódicas. «Nosotros no es la primera vez que lo vemos. Nunca apetece venir pero esto se agradece», ha explicado la mujer, que esta misma mañana estuvo decorando su árbol con la menor.