Una manifestación en Barakaldo pide apoyo para el Módulo de Salud Mental de Cruces

Los partidos del Ayuntamiento se sumaron a la manifestación. / S.LL.
Los partidos del Ayuntamiento se sumaron a la manifestación. / S.LL.

Tres cuartas partes de sus 900 usuarios siguen acudiendo al servicio de atención psicosocial, que este martes perdió la financiación de Sanidad

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

Más de un centenar de colaboradores, usuarios y simpatizantes llevaron ayer la lucha del Módulo de Atención Psicosocial de Cruces al centro de Barakaldo. El equipamiento, que este martes perdió el contrato del Gobierno vasco que financiaba el 75% de sus costes, celebró una manifestación para reclamar el apoyo de Osakidetza, como servicio público, y para recordar que permanecen en funcionamiento.

El responsable del módulo, José Ignacio Ibáñez, apuntó ayer que aproximadamente tres cuartas partes de sus 900 usuarios han señalado su intención de continuar asistiendo a las instalaciones. «Seguimos atendiéndoles y muchos que han pasado estos dos últimos días por la consulta han firmado un escrito señalando que quieren continuar con nosotros», añadió Ibáñez.

Cerca de 150 usuarios han presentado solicitudes individuales de amparo al Ararteko. El defensor del pueblo se posicionó a favor del módulo hace seis años, cuando pasó por una situación similar. Mientras, la recogida de firmas puesta en marcha supera los 1.300 apoyos.

Subvención foral

Esta semana el Módulo de Atención Psicosocial de Cruces ha recibido una subvención anual de la Diputación para continuar financiando un programa para personas con discapacidad. El responsable del centro estimó que supone entre un 10 y un 15% de los ingresos del módulo. «Algunas instituciones siguen considerándonos útiles», destacó el hombre, que recordó que aún esperan la reunión solicitada con la consejera de Salud, Nekane Murga. Ibáñez lamentó además que algunos equipamientos de la red pública estén diciendo a sus pacientes que han cerrado. «Seguimos abiertos», recalcó.