El jeltzale Álvaro Parro repite como candidato a la Alcaldía de Balmaseda

Parro, de 44 años, accedió a la Alcaldía tras la marcha de Joseba Zorrilla en 2013. / S. LL.
Parro, de 44 años, accedió a la Alcaldía tras la marcha de Joseba Zorrilla en 2013. / S. LL.

Ha recibido el apoyo de los afiliados «por elevada mayoría» y propone un proyecto continuista con el plan de esta última legislatura

EL CORREO BALMASEDA.

El actual alcalde de Balmaseda será de nuevo candidato a este puesto por el Partido Nacionalista Vasco en las elecciones municipales del próximo año. Así lo anunció ayer la formación, que también precisó que los afiliados locales eligieron a este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto por «elevada mayoría».

Parro, de 44 años, milita en el PNV desde los 19 años y lleva en el Ayuntamiento encartado desde 2003. Ha pasado por las áreas de Cultura, Fiestas, Deportes, Educación, Juventud y Euskera. En diciembre de 2013 recibió la makila de alcalde tras la marcha de Joseba Zorrilla. Y dos años más tarde se enfrentó a sus primeros comicios como cabeza de lista jeltzale en su pueblo natal. Entonces, recibió el 43,57% de los votos, aunque su gobierno no pudo hacerse con la mayoría absoluta al perder un concejal.

Ahora, Parro afronta esta reelección como candidato con «un elevado grado de responsabilidad» y la vista puesta en «seguir trabajando en los grandes temas» de su actual programa. «Mi objetivo es conseguir que Balmaseda sea la referencia en servicios de la comarca, culminar ciertos proyectos y afrontar la regeneración urbana de espacios como Lehendakari Agirre o las cárcavas del casco histórico», señala. Y todo ello en un marco complicado, tal y como reconoció hace meses la Diputación, que puso en marcha su propio proyecto para 'rescatar' las Encartaciones.

«Quiero que Balmaseda sea un buen lugar para vivir y para trabajar», advierte Parro

Suelo industrial

El actual alcalde quiere que Balmaseda «siga siendo un buen lugar para vivir y para trabajar». Una de las cosas que le preocupan es «que podamos tener suelo industrial», para lo que influyen «desde las redes de comunicación a las infraestructuras tecnológicas». Este pasado ejercicio, el municipio cerró sus cuentas con saldo positivo, un superávit que ha permitido contribuido a disminuir la deuda. «En lo que va de legislatura la hemos rebajado en más de 2,5 millones», subraya.

 

Fotos

Vídeos