Comienzan las catas en la ría para abrir camino al futuro túnel de Lamiako

El diputado general Unai Rementeria atiende a la explicación de las características del proyecto./
El diputado general Unai Rementeria atiende a la explicación de las características del proyecto.

Una plataforma de 50 toneladas inicia las labores geotécnicas para fijar el trazado de la galería subfluvial que conectará Getxo y Portugalete en 2027

SERGIO LLAMAS

El futuro túnel subfluvial que unirá Getxo y Portugalete «ya está en marcha y no tiene vuelta atrás». Así lo ha anunciado este miércoles el diputado general, Unai Rementeria, en una visita para conocer la plataforma de prospección que durante los dos próximos meses realizará un total de siete catas en el subsuelo, bajo el Nervión: cuatro en el canal navegable y tres más en la dársena de la Benedicta. «Nos va a permitir conocer qué secretos esconde la ría a 50 metros de profundidad», ha destacado el jefe de Proyectos foral, Mikel De Ortuzar.

La galería, que conectará con un corredor subterráneo de 3 kilómetros la rotonda de Artazar con el Eje de Ballonti para liberar de atascos el puente de Rontegi, La Avanzada y la A-8 junto a Max Center, inició en agosto su estudio de viabilidad. Este ayudará a conocer el trazado, los métodos de construcción y la inversión del proyecto. Tiene un coste cercano a los 680.000 euros y una duración de año y medio, e incluirá otros diez sondeos en tierra. Luego, le seguirán un proyecto de ejecución y finalmente las obras, que arrancarían en 2023, una vez finalice la segunda fase de la Supersur. La previsión es que el túnel abra en 2027.

Por el momento, la Diputación necesita conocer los materiales que hay a 30 y 40 metros de profundidad, por donde está previsto que vaya el túnel de Lamiako. Para ello, excavará hasta los 50 metros gracias a una pontona de la que sólo existen dos unidades en España –la otra está en Ferrol– y que pesa 50 toneladas. Es de una fábrica de Zaragoza y acaba de llegar desde Cartagena. Mide diez por diez metros y se apoya en cuatro patas de entre 22 y 30 metros. «Es un elemento específico para hacer actuaciones marítimas. Nos permite posicionarnos en un sitio y no movernos para bajar a la profundidad que necesitamos», ha explicado De Ortuzar.

Revolución en movilidad

El responsable del proyecto ha señalado que ya se conocen muchos elementos del subsuelo como las margas y margocalizas de la Margen Izquierda, los materiales volcánicos de la Margen Derecha, o los 40 metros de arenas que hay junto a la ría desde hace 6.000 años y que suponen el principal escollo de la operación. «Todavía nos queda mucho que investigar», ha añadido, pese a las caracterizaciones realizadas en el entorno para proyectos como la depuradora de Lamiako o la cimentación de Acelor.

as labores de investigación geotécnica iniciadas este miércoles se mantendrán hasta el 10 de diciembre. Cada uno de los siete sondeos puede llevar unos seis días laborables de media. «Sin duda, este túnel va a ser el mejor aliado de Bizkaia y va a suponer una revolución en la movilidad y en el transporte para Bizkaia, ha advertido Rementeria.

Más información

 

Fotos

Vídeos