Las instituciones apuestan por el traslado de la sebería de Ortuella

Las movilizaciones vecinales han sido constantes./Pedro Urresti
Las movilizaciones vecinales han sido constantes. / Pedro Urresti

Los ayuntamientos afectados e Industria, que se reunieron ayer en Vitoria, consideran insuficientes las medidas correctoras para atajar los malos olores

DIANA MARTÍNEZ ORTUELLA.

Los vecinos de Ortuella y Trapagaran ven la luz al final del túnel. Ambos ayuntamientos se reunieron ayer con el departamento de Industria del Gobierno vasco para atajar de una vez el problema de la sebería García Mendoza. Los residentes de los dos municipios continúan transmitiendo sus quejas por el «nauseabundo» olor que procede de esta fábrica dedicada a la transformación de productos cárnicos y ubicada desde hace 50 años en el polígono Granada. Las instituciones decidieron que la «única solución viable es el traslado», tal y como afirmó el alcalde de Trapagaran, Xabier Cuéllar.

El encuentro tuvo lugar en Vitoria. El regidor nacionalista adelantó la próxima elaboración de un documento base donde se estudiarán los posibles lugares de ubicación. «Esperamos que en marzo se presente», apuntó. En los últimos años se han llevado a cabo medidas correctoras, pero que no han resultado «efectivas». Por ello, la «solución final» es el cambio de emplazamiento, «manteniendo los puestos de trabajo, como hemos exigido siempre», precisó el alcalde de Ortuella, Saulo Nebreda.

Subvención

Los dueños de la sebería no participaron en la reunión, pero mantienen conversaciones con el Gobierno vasco, explicó el director general, Miguel Ángel García, quien está «de acuerdo» con el traslado, pero asegura que «la ubicación es un problema». «Ya lo hemos intentado en años anteriores y parece que nadie quiere saber nada; todos ven que es necesario, pero en el pueblo de al lado». En cuanto al coste, las instituciones han mantenido que la empresa no se hará cargo del gasto exclusivamente; la Administración aportará una cuantía.

En ese sentido, hay una serie de subvenciones a la que la sebería se podría acoger y que sufragarían un 40% del total de la inversión.