Inician los preparativos para demoler Bide Onera en Barakaldo y levantar 51 viviendas

Un camión grúa trabajaba ayer en las inmediaciones del emblemático edificio. /Sergio Llamas
Un camión grúa trabajaba ayer en las inmediaciones del emblemático edificio. / Sergio Llamas

Cinco grandes bloques de hormigón, de entre 50 y 80 toneladas de peso, sujetarán el armazón metálico encargado de preservar la fachada

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

El emblemático edificio de la cooperativa Bide Onera de Barakaldo afronta una nueva etapa. Ya se han iniciado los primeros pasos de su remodelación. Estas labores se centran en garantizar la conservación de su fachada histórica mientras se acomete la demolición del interior y del inmueble moderno. En los últimos días se han colocado a su alrededor cinco bloques de hormigón, de entre 50 y 80 toneladas. Estos servirán como contrapeso para el armazón metálico que abrazará sus muros originales y que los preservará durante la actuación. El derribo allanará el camino a la promoción de 51 viviendas previstas en el solar.

Hasta finales de mes el supermercado que permanece en la planta baja del edificio de Bide Onera mantendrá su actividad. En febrero se vaciará completamente el edificio para dejar paso a las labores de demolición. También se continuará entonces, en el interior del inmueble, con las catas del estudio geotécnico que ya comenzaron la pasada semana en la parte exterior.

En la actual zona de la carnicería irá instalada la zapata encargada de sujertar una grúa torre que se empleará en la demolición del edificio. Será un trabajo «muy manual», advirtieron en la obra, debido a la necesidad de conservar la fachada y a la ubicación del edificio, junto a una carretera y al lado de los juzgados, en pleno centro de Barakaldo.

La clausura del supermercado, que reabrirá en la planta baja del nuevo inmueble cuando se completen las viviendas, permitirá además habilitar un cierre definitivo de seguridad alrededor del bloque. Ayer los encargados de la obra trabajaban junto al vallado provisional para mover los obstáculos que hay en la acera, como bolardos y bocas de incendio.

«Buenisima aceptación»

En el Grupo Eibar, a cargo del proyecto, señalaron ayer que la venta de las viviendas ha tenido «una buenísima aceptación». «Arrancó en octubre y nos quedan tres», detalló uno de los comerciales, Luis Manuel Royuela. En agosto ya habilitaron una oficina de información que continua abierta en el número 11 de la Herriko Plaza de Barakaldo.

La web del proyecto, denominado 'Edificio Plaza', avanza que la estructura de hormigón armado estará revestida en piedra natural o con paneles ligeros o cerámicos, con cierres para las terrazas en vidrio sobre estructuras de acero. Éstas variarán desde los 18 hasta los 80 metros cuadrados. El edificio tendrá siete alturas, pero únicamente seis serán visibles desde la plaza Bide Onera. Los dos últimos pisos -áticos dúplex- serán escalonados.

El objetivo de Bide Onera con la operación es salvar el supermercado actual y sus 60 puestos de trabajo. Después de consultar al Departamento de Patrimonio Cultural del Gobierno vasco, el Ayuntamiento de Barakaldo ordenó conservar la fachada original (no así la de la ampliación llevada a cabo en 1991). En junio del año pasado el pleno municipal dio luz verde al Plan Especial de Ordenación Urbana que permitiera la construcción de las viviendas. La previsión inicial es que las obras finalicen para el verano del 2021.