Descubren a dos polizones escondidos en el maletero de una caravana en el Puerto de Bilbao

La caravana se encontraba estacionada en el recinto portuario a la espera de embarcar en el ferry. / Policía Nacional

La Policía Nacional frustró el objetivo de los dos varones, de nacionalidad albanesa y de entre 30 y 40 años, que buscaban colarse en el ferry para viajar al Reino Unido

AZAHARA GARCÍAZierbena

La Policía Nacional localizó en la mañana de ayer a dos polizones que trataban de colarse en el ferry que parte desde el muelle del Puerto de Bilbao, en Zierbena, hasta el Reino Unido. Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en el País Vasco, se trata de dos varones de entre 30 y 40 años, de nacionalidad albanesa, que se encontraban escondidos en el maletero de una caravana que se disponía a viajar en la embarcación de la compañía Brittany Ferries.

Los polizones aprovecharon un descuido de los propietarios del vehículo, estacionado en el puerto marítimo, para ocultarse en su interior. Al parecer, los dueños de la caravana olvidaron cerrarla con llave, una circunstancia que permitió a los dos inmigrantes acceder con facilidad al maletero y esconderse entre su equipaje.

Una vez localizados, los dos varones fueron identificados por la Policía Nacional y expulsados del recinto portuario. Tras comprobarse su estado administrativo dentro del país, los agentes comprobaron que ambos se encontraban dentro de la legalidad al llevar en España menos de los 90 días establecidos por la Ley de Extranjería para permanecer en el territorio sin más papeles que el visado de turismo. Además, el hecho de que no forzaran la entrada de la caravana para acceder a ella ni sustrajeran ninguno de los bienes de sus propietarios, dio lugar a que no se procediera ninguna detención, quedando ambos libres de ningún cargo.

Toda está actuación se ha desarrollado por funcionarios adscritos a la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía del País Vasco. Ambos cuerpos trabajan incesantemente por acabar con el repunte de personas extranjeras que, durante los últimos meses, han intentado colarse en el ferry con destino Inglaterra. Una realidad que «preocupa y mucho por la tendencia que marca», según declaró recientemente Ricardo Barkala, presidente de la Autoridad Portuaria.

A pesar de este repunte, desde que se levantó el muro de hormigón de cuatro metros de altura en torno al perímetro de la zona de embarque, el número de personas a las que se les ha impedido colarse en los barcos ha descendido notablemente. En el primer trimestre de este año se han frustrado 259 intentonas, casi la cuarta parte que el año pasado, cuando hubo 973 en el mismo periodo.

Más seguridad

Desde la Autoridad Portuaria trabajan en nuevas medidas de seguridad con las empresas estibadoras, con las que mantienen reuniones permanentes. Barkala recordaba, hace unas semanas, que las estibadoras han invertido «mucho dinero en el control de accesos y la protección de sus cargas», porque la situación es «una auténtica pesadilla» para las compañías. «Las empresas están asumiendo muchos riesgos, asumiendo amenazas y esa tensión, al final, se traslada al puerto».