Los ganaderos de Carranza piden una reunión para debatir su entrada al Consorcio de Aguas

Los descuentos que se ofrecen no convencen a los propietarios y un estudio asegura que tendrán problemas para sobrevivir

S. LLAMAS CARRANZA.

Las tarifas a los ganaderos son el principal escollo que tiene Carranza para incorporarse al Consorcio de Aguas, un paso previo a la construcción de la necesaria depuradora que acabe con los vertidos al río. Ayer, vecinos y asociaciones ganaderas de la localidad encartada participaron en una asamblea abierta con el Ayuntamiento para conocer el estado de las negociaciones, tras la cual solicitaron una nueva reunión con la Diputación y el Consorcio para debatir el asunto.

El problema no tiene una solución sencilla. Pese al 25% de descuento en las tarifas, al menos durante los próximos años, que el Consorcio de Aguas se ofreció a aplicar en marzo, el estudio realizado por una consultora estatal advierte de que los costes pondrían en situación de pérdidas a las explotaciones ganaderas más pequeñas del municipio y dejarían sin apenas margen de beneficios a las más grandes.

Así, el informe de la consultora plantea que, previo al descuento, las tarifas para los ganaderos con menos de 50 animales supondrían un gasto anual de 1.900 euros. Para los propietarios con entre 50 y 100 animales el gasto sería de 4.000 euros, para los que tengan hasta 150 sería de 7.000 y para los ganaderos con más cabezas serían de 14.000 euros.

Con todo, el Ayuntamiento encartado debe responder pronto a la propuesta de entrar en el Consorcio de Aguas y despejar así el camino a la construcción de una futura depuradora por parte de la Diputación. En febrero, la Agencia Vasca del Agua ya alertó al Consistorio de que la falta de estas instalaciones eran la principal afección del río Carranza y puso en marcha nuevas sanciones por vertidos que irán en aumento con el tiempo.

Cuota fija

En la actualidad, los ganaderos de Carranza pagan una cuota fija por el suministro de agua. Esto suponen unos precios muy inferiores a los que tendrían con la entrada en el Consorcio de Aguas y que, según han venido defendiendo, serían inasumibles para el mantenimiento de su actividad. Todo, además, en una localidad que alberga la mayor parte de las explotaciones ganaderas para leche que hay en Bizkaia.

Carranza lleva años abordando su posible entrada en el Consorcio de Aguas. Tras varios rechazos en 2012, finalmente hace dos años el pleno apoyó la solicitud de entrada a la entidad, si bien entonces ya dejó el ingreso en el aire hasta solucionar el problema de las tarifas ganaderas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos