La Fundación Apasos inaugurará mañana un pionero refugio de animales en Sopuerta

El centro ubicado en el barrio de La Sota, que arranca con capacidad para 25 perros, incluirá actividades y formación para el voluntariado

S. LLAMAS SOPUERTA.

Los animales que necesitan una segunda oportunidad encontrarán un refugio en Sopuerta. Será allí, en el barrio de La Sota, donde la Fundación Apasos inaugurará mañana su nuevo centro de acogida y rehabilitación, un espacio pionero en Bizkaia que inicialmente abrirá con capacidad para 25 perros, pero que en el futuro podría ampliarse a otro tipo de especies como felinos o equinos.

La Fundación Apasos, creada a partir de la Asociación Protectora de Animales SOSBilbao, lleva trabajando durante el último año para levanta este nuevo edificio. «Es ahora cuando ya tenemos todos los permisos y licencias para desarrollar nuestra actividad», avanzó Sonia Brena, que actuará como gerente de las instalaciones.

El lugar, en el que ya hay una decena de canes a la espera de una nueva vida, será también un lugar en el ofrecer actividades y formación al voluntariado de este colectivo. «Tenemos unas 50 personas que participan activamente en las diferentes acciones que realizamos, además de otros colaboradores puntuales», detalló Brena.

La Asociación Protectora de Animales SOSBilbao lleva 15 años en activo. Hasta ahora alojaba a los perros que rescataba en hoteles caninos, donde todavía permanecen algunos de los ejemplares con los que trabaja este colectivo.

La responsable del nuevo centro de rehabilitación de animales señaló que la construcción del edificio se ha hecho«desde cero», partiendo de unas campas en las que se han ubicado las instalaciones que se darán a conocer mañana. «Ha supuesto un esfuerzo económico importante», añadió Brena.

Colaboraciones

Los animales no serán los únicos que se beneficien del trabajo desarrollado en el nuevo centro. La Fundación Apasos avanzó ayer que ya se han firmado los primeros convenios de colaboración con entidades sociales y empresas interesadas como la Residencia Caser Artxanda, a cuyos mayores visitan mensualmente los animales acogidos. También se está preparando un proyecto de actividades con menores en situación de riesgo, y se mantienen colaboraciones con APNABI, la Asociación de familias de personas afectadas de Trastorno del Espectro Autista.

 

Fotos

Vídeos