Familias de Cruces reivindican que el hospital sea su centro de referencia

La histórica asociación sólo ha conseguido hasta el momento que se les atienda en caso de urgencia y no se les derive a San Eloy

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

La histórica Asociación de Familias de Cruces no abandonará sus reivindicaciones hasta que el Hospital Universitario de Cruces sea su centro de referencia para todas las necesidades médicas. El colectivo, que se creó en 1968 y suma a más de 750 familias, ha logrado que el centro les atienda en caso de emergencias. Sin embargo, para el resto de consultas y atenciones todavía deben desplazarse a San Eloy, en el centro de Barakaldo.

«No vamos a parar. Queremos ser atendidos en Cruces íntegramente», advierte el secretario de la asociación, Eloy Cabrero. En mayo, el Ayuntamiento de Barakaldo anunció que las personas residentes en Cruces y Lutxana serían atendidas en las urgencias de Cruces en lugar de derivarlas a San Eloy. El Consistorio fabril celebró que, tras numerosos encuentros, se atendiera esta reclamación vecinal.

Y es que ya en los años 80 la asociación comenzó a solicitar que los vecinos del barrio fueran atendidos en el hospital de Cruces, ya que tenían que convivir con las molestias de tráfico, problemas de aparcamiento y ruidos como sirenas o el helicóptero de rescate que genera este gigantesco centro sanitario. Sin embargo, lejos de mejorar, la reorganización de 2014 agudizó el problema cuando se configuraron la OSI (Organización Sanitaria Integrada) Ezkerraldea-Enkarterri-Cruces y la OSI Barakaldo-Sestao, que designaba a San Eloy como hospital de referencia para ambas localidades.

Desde entonces la asociación de Familias de Cruces no ha dejado de movilizarse y celebrar encuentros con la gerencia del hospital y los responsables de Salud del Gobierno vasco. El pasado mayo mantuvieron un encuentro con el viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, en el que le trasladaron la petición de ser atendidos íntegramente en Cruces. «No nos cerraron la puerta completamente, pero nos dijeron que era complicado», explicó Cabrero. La atención en las Urgencias de Cruces al vecindario del barrio ya estaba comprometida, según aseguró, desde abril de 2018. Un año después se ha agredado también Lutxana.

Carril para ambulancias

Desde la reorganización del departamento en las diferentes OSI, la asociación de familias de Cruces ha intensificado sus acciones. En 2015 recogieron más de 2.500 firmas apoyando su petición. En enero de ese año el pleno de Barakaldo aprobó por unanimidad una moción en la que se solicitaba a Osakidetza que el hospital de Cruces atendiera a los pacientes de los ambulatorios de La Paz y Lutxana. El mismo texto se aprobó luego en el Parlamento Vasco.

La asociación, que ha pedido una reunión con la consejera de Salud del Gobierno vasco, Nekane Murga, también ha planteado al Consistorio de Barakaldo algunas posibles medidas que ayuden a normalizar el tráfico como un carril exclusivo para ambulancias en el puente por el que éstas acceden desde la autovía, donde señalan que las aceras son muy anchas, o actuar en la carretera que sale de la plaza hacia la N-634 para evitar que los semáforos paren constantemente la circulación. «Los problemas de tráfico se agudizan cada vez más», aseguró uno de los vocales del colectivo, Juan Mari León, que aunque señaló que están muy satisfecho con su barrio, tienen «todos los inconvenientes y ninguna de las ventajas de tener cerca un hospital».