Las familias ponen en forma su solidaridad con los afectados de cáncer en Zierbena

De la mano, tirando de carritos de bebé o dándolo todo, las familias llenaron ayer Zierbena de pasión por la solidaridad. / Pankra Nieto

Más de 350 personas se sumaron a la prueba de EL CORREO para apoyar a la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Bizkaia

SERGIO LLAMAS

Este domingo nadie corrió solo en el puerto de Zierbena. La X Carrera Familiar Solidaria -organizada por EL CORREO, con el patrocinio de Petronor y la colaboración del Ayuntamiento, Coca-Cola y Supermercados BM- sumó más de 350 inscripciones. En total, 72 familias con hasta tres generaciones de integrantes, así como grupos de amigos, se citaron para practicar deporte en compañía con un fin solidario: ayudar a la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Bizkaia, Aspanovas, que cumple 30 años.

La mayoría de los participantes dio más de una vuelta al circuito de 1,4 kilómetros instalado en el puerto de Zierbena. Las camisetas azules del evento se dejaron ver en la zona desde primera hora. «Es una forma bonita de pasar el día y me ha servido para conocer Zierbena», celebró Oscar Angulo tras completar la prueba junto a sus amigos Igor Eguía y José Manuel Martínez, de Llodio, además de los pequeños Luca, Lander y Garazi, de entre tres y seis años. Ellos fueron los primeros en cruzar la meta, mientras otros participantes se animaban a completar hasta cinco vueltas a la pista. «Es un circuito bonito, pero no queremos exigir más a los pequeños. Además, esta mañana ya he salido a correr 18 kilómetros», reconoció Angulo.

Otros que se tomaron la prueba muy en serio fueron el inglés Timothy Tregenza y su hija de 14 años Imogen, residentes en Getxo. Ellos completaron las cinco vueltas al circuito (más de seis kilómetros) en 34 minutos. «Vamos a correr dos veces por semana y la verdad es que ha salido un día perfecto con sol y un poco de brisa», apuntó la menor. La familia de Lourdes Sánchez, Iván Suárez y el pequeño Oier, de 4 años, tuvieron que ir tirando del carricoche para que el más benjamín de la familia, Jon, de solo un año, pudiera participar. «Vamos a todas las carreras que podemos y también nos gusta mucho el monte», detallaron los padres, que están inculcando la pasión por el deporte a los pequeños. «No hay más que ver cómo tiraba Oier en la carrera», explicaba su aita.

Economía social

El alcalde de Zierbena, Iñigo Ortuzar, se sorprendió con el ambiente festivo. «Es estupendo ver a familias enteras, de hasta tres generaciones», se felicitó. Mientras, el técnico de Relaciones Institucionales de Petronor, Gualber Atxurra, reivindicaba la «economía social» que generan iniciativas como la de ayer, «con un beneficio que retorna a las familias».

Además de la carrera, hubo sesiones de calentamiento y estiramientos a cargo de Aitor Alzaga, que enseñó a correr usando los brazos y a prepararse para evitar las tan temidas agujetas. «La gente está super animada. Está muy bien que se fomente la práctica del deporte en familia, porque para los que nos gusta esto suele ser algo un poco solitario», razonó.

Tampoco faltaron el baile y los premios, con el sorteo de cinco bicicletas, que se fueron a otras tantas familias de Markina, Barakaldo, Ortuella, Amorebieta y Beasain. «El ambiente está genial para pasar el día», afirmaron las baracaldesas Iraide Santín y Ángela Menor.

Con la de ayer se cumplen diez ediciones de la carrera solidaria en familia que organiza EL CORREO. La próxima edición, para el 6 de octubre, se desarrollará en Getxo. Este año ya ha habido dos citas en Bilbao y Durango para apoyar a la Cruz Roja y a la Asociación de Familiares de Personas Enfermas de Alzheimer y otras Demencias de Bizkaia (AFA).

«Esta carrera casa muy bien con nuestra labor»

Aspanovas, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Bizkaia, cumple tres décadas, aunque su historia puede llenar muchas más vidas. Sólo el año pasado sus 660 socios y 70 voluntarios atendieron a 113 familias, a las que ofrecieron acompañamiento, atención psicológica, apoyo pedagógico y ayuda social para posibilitar traslados al hospital y estancias durante el ingreso de los menores. «El cáncer es una enfermedad que repercute en toda la familia. Esta carrera casa muy bien con nuestra labor», reconoció la psicóloga del colectivo, María Jesús Nicuesa.

El cheque de 720 euros alcanzado con las aportaciones de los participantes ayudará a continuar con su labor, que también incluye la humanización del hospital a través de talleres, excursiones, espectáculos y otros eventos especiales.

La presidenta de Aspanovas, María José Martínez, agradeció ayer la ayuda de todos los organizadores de la carrera y el apoyo del pueblo de Zierbena. «Siempre ha sido muy solidario con nosotros», agradeció.