Educación decreta el cierre inmediato del Instituto Trueba en Barakaldo y trasladará a 408 alumnos a Bilbao

Vista del Instituto Trueba de Barakaldo./Pedro Urresti
Vista del Instituto Trueba de Barakaldo. / Pedro Urresti

Un informe técnico recibido el jueves, que alerta de carencias estructurales, obligará a los escolares a dar clase en Artazu Goikoa hasta enero, mientras se acondiciona la antigua escuela de Minas

SERGIO LLAMAS

Los alumnos del Instituto Trueba de Barakaldo se han despedido este martes, y para siempre, del edificio en el que venían dando clase. Un informe técnico que el departamento de Educación del Gobierno vasco recibió el pasado jueves advierte de carencias estructurales relacionadas con un problema en el hormigón del inmueble, que data de los años 60. Los 408 escolares que estudian allí no acudirán al aula mañana, y desde el lunes continuarán con el curso en el centro Artazu Goikoa de Bilbao. Será una medida provisional hasta pasadas las vacaciones de Navidad, mientras el departamento acondiciona la antigua escuela de Ingenieros de Minas, en Barakaldo, a la que ya desde el año pasado acuden 130 estudiantes de Bachillerato pertenecientes a este centro. En enero, el resto de los menores que conforman el Instituto acudirán también allí.

La viceconsejera de Administración y Servicios del Departamento de Educación, Olatz Garamendi, ha dado a conocer esta mañana la decisión en el Ayuntamiento de Barakaldo. «Consideramos que lo prioritario es la seguridad de los alumnos», ha explicado tras mantener esa mañana una reunión con el director del Instituto informándole de la situación y de las medidas a tomar. No obstante, Garamendi ha señalado que la decisión de que no se imparta clase mañana se debe a la decisión de hacer el traslado de material necesario para que el lunes los alumnos «puedan ir a la nueva ubicación».

Garamendi ha avanzado que el edificio de Trueba será demolido, si bien todavía se desconoce la fecha. «Inmediatamente tomada la decisión, nos ponemos ya con el pliego y la licitación del derribo». Más adelante el solar albergará un nuevo edificio, aunque la viceconsejera ha descartado avanzar cuándo estarán las nuevas instalaciones. «Es difícil, por no decir casi imposible, alumbrar una fecha. Iniciar los expedientes, primero de demolición y luego la futura ejecución, llevará un tiempo largo. No menos de 3 ó 4 años», ha estimado.

El transporte hasta Artazu Goikoa, en Bilbao, se hará en varios autobuses habilitados por Educación, que partirán desde el lunes a las 8.20 horas en la Avenida Altos Hornos de Bizkaia. En Educación han explicado que la decisión de acudir a este centro se debe a su capacidad, ya que el objetivo era mantener unidos a los estudiantes. «Nuestra intención es que el alumnado regrese a Barakaldo lo antes posible», ha remarcado la viceconsejera.

Enfado de las familias

Las familias, los profesores y los alumnos se han enterado también esta mañana de la decisión. El centro ha adelantado a las 12.30 horas su cierre (habitualmente los alumnos no salen hasta las 14.00 horas), lo que provocó el enfado de algunos padres que tuvieron que salir del trabajo para poder recoger antes a los menores. «Tenían que haber buscado la solución antes de que empezara el curso», ha lamentado una de las afectadas, Rosa Villarreal. Esta tarde se ha convocado a las familias a una reunión con la delegada de Educación en Bizkaia, a las 18.00 horas en el salón de actos del centro Nicolás Larburu, anexo al de Trueba.

La alcaldesa, Amaia del Campo, ha señalado que se trata de «una situación imprevista que ha obligado a tomar medidas urgentes» y ha apuntado que la escuela de Minas «es el mejor sitio», y que el traslado de los alumnos del Instituto no afectará a los planes para acoger allí también temporalmente a los estudiantes de la Ikastola Alkartu, cuyo centro también vivirá una próxima reforma.

El Instituto Trueba lleva años esperando por una reforma. A comienzos de año se iniciaron unos trabajos para ampliar un inmueble con dos nuevas alturas, entonces con una inversión de 2,12 millones de euros, mientras los alumnos de Bachillerato cursaban la clase en las instalaciones de Minas, a un kilómetro del centro. Sin embargo, la actuación se vio paralizada tras detectarse fallos estructurales graves en la cimentación, por lo que Educación solicitó nuevos informes sobre el estado del inmueble.

 

Fotos

Vídeos