El edificio de la mina de Abanto abrirá en septiembre como centro de educación medioambiental

El consejero Iñaki Arriola ha visitado las instalaciones./Sergio Llamas
El consejero Iñaki Arriola ha visitado las instalaciones. / Sergio Llamas

La nueva Ekoetxea se sumará a la de Peñas Negras, que vivirá una reforma el próximo curso escolar, para convertirse en la puerta de entrada al Biotopo de la Zona Minera

SERGIO LLAMASAbanto

El edificio levantado al borde de la corta de la mina Bodovalle, en Gallarta (Abanto), abrirá a finales de septiembre como centro de educación medioambiental y servirá de puerta de entrada al Biotopo de la Zona Minera. El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, ha visitado este jueves las instalaciones que permitirán ampliar los programas que se venían desarrollando en el centro de Peñas Negras de La Arboleda, con el que esta nueva Ekoetxea funcionará de manera conjunta. Además incluirá una zona de exposición permanente, un auditorio con vistas al centro de la explotación minera y un espacio para el desarrollo de talleres.

«Era un pecado que el edificio Corta, un mirador excepcional sobre un auténtico monumento natural como es la explotación a cielo abierto de Bodovalle, no pudiera ser disfrutado por la ciudadanía, ni tuviera una utilidad pública», ha advertido Arriola durante su visita a las instalaciones. La estructura surgió como futura sede del museo minero, y tras un primer acuerdo suscrito entre la Fundación del museo, la Diputación, el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Abanto, actual titular de las instalaciones, fue completado para albergar el nuevo centro de interpretación y educación ambiental.

Esta misma semana se ha firmado un convenio entre el Consistorio, la Fundación del Museo y el Ejecutivo Autonómico que permitirá desarrollar la actividad de Ekoetxea el próximo curso escolar. Arriola ha avanzado que la futura exposición permanente «ya está en fase de producción» y permitirá «interpretar y entender el pasado y el presente de esta zona, a través de las huellas tan profundas que la acción humana ha dejado en el paisaje». «De alguna manera, el entorno es el mensaje», ha añadido.

828.000 visitantes

Cuando abra en otoño, y unido al de Peñas Negras abierto en 1994, la Ekoetxea Meatzaldea se unirá a la red que ya forman parte los centros de Urdaibai, Txingudi y Azpeitia. En la última década, los cuatro han sumado 828.000 visitantes. En el caso del de Peñas Negras, el consejero lo ha calificado de «referente tanto para los centros escolares de toda Euskadi, como para el público general que visita La Arboleda los fines de semana».

El centro de Peñas Negras también vivirá una reforma cuando eche a andar el edificio de La Corta. La viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, ha apuntado que actualmente tiene un problema de accesibilidad ya que la sala de proyecciones se encuentra en la planta del sótano. También se ampliará el personal, para atender ambos centros complementarios –el de la Corta y el de Peñas Negras– y, en una futura fase, se habilitarán nuevos espacios junto a la mina Bodovalle, ya que existen instalaciones pendientes de acondicionar como un edificio anexo en el que se ha previsto generar una sala polivalente.

«En estos momentos faltan por pulir detalles como la valla perimetral, algunos elementos del auditorio y lo más importante, la licitación de la exposición para poder abrirlo al público general, pero sí que vamos a empezar a darle actividad en breve con los grupos de alumnos», ha avanzado la viceconsejera.