Dudas y peticiones de tarjetas en la revisión de la OTA de Barakaldo

A lo largo de esta semana se espera que sigan pasando más vecinos a recoger las pegatinas. / S. LL.
A lo largo de esta semana se espera que sigan pasando más vecinos a recoger las pegatinas. / S. LL.

La entrada en vigor de las nuevas zonas hizo que algunos afectados se acercaran a la oficina del servicio para aclararse con la actual distribución

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

La entrada en vigor de las nuevas zonas de la OTA en Barakaldo se saldó ayer con algunas dudas pero sin grandes colas en las oficina que la gestora a cargo del servicio, Dornier SA, tiene en el número 23 de la calle San Juan. Varios usuarios se acercaron hasta allí para solicitar en persona las tarjetas de residente, que todavía se están terminando de buzonear. Aunque en general la nueva disposición ampliará las posibilidades de estacionar para los usuarios, algunos de los conductores que viven en el límite entre dos de las nuevas áreas dejaron constancia de su crítica.

Fue el caso de Raúl Batista, vecino de la calle Francisco Gómez, en la zona centro, que ha sido dividida en dos: los bloques del 1 al 8 pasan a la zona 4 y los del 9 al 69 forman parte de la 3. «Es que ni siquiera voy a poder aparcar junto a mi casa, y nos han quitado la calle Gernikako Arbola que era la que antes resolvía el problema de aparcar la mayor parte de las veces», se lamentó el joven que trató de dejar una queja por escrito durante la mañana. «En mi zona nos están limitando. Puedo aparcar en más calles pero que me quedan más lejos», se dolió.

En el Ayuntamiento destacaron que la división de las nuevas áreas ha sido realizada por el personal técnico y que supondrá para todos los usuarios disponer de más calles en las que tendrán permitido el aparcamiento. «En algún sitio había que poner la muga», razonaron.

Las trabajadoras de la oficina de la OTA explicaron que para obtener la tarjeta de residente sólo es necesario portar la póliza del seguro del coche. «Las tarjetas se dan al momento», señalaron. En el Consistorio apuntaron que aunque debe colocarse el adhesivo, lo importante es disponer del permiso ya que los nuevos equipos de la OTA permiten leer las matrículas para identificar cuáles son los vehículos autorizados a estacionar.

«Cada vez más coches»

Ayer muchos usuarios sólo querían informarse sobre las nuevas zonas. Así lo hizo Félix Pinto, también de la zona centro, que se encontró con el cambio vigente al regresar de unas vacaciones. «Aquí siempre ha sido complicado aparcar, tanto antes como ahora, y cada vez hay más coches», advirtió el hombre.

David Galache, de la zona de Cruces, que pasa a englobar también todo Lutxana y Burtzeña, agradeció el cambio, aunque señaló que ya era frecuente que los residentes aparcaran en cualquier de los tres barrios sin problemas. «En Lutxana viene bien la medida porque está viniendo mucha gente nueva a vivir y hoy en día casi todas las familias tienen dos coches. Se está poniendo difícil aparcar», añadió.