Una draga gigante para obtener el relleno de la última ampliación del Superpuerto

Vista general de las obras en el Puerto de Bilbao. /E. C.
Vista general de las obras en el Puerto de Bilbao. / E. C.

Empezará a trabajar en un par de semanas y extraerá 6,5 millones de metros cúbicos de arena durante cuatro meses y medio

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Una gigantesca draga de 227 metros longitud y 32 de ancho empezará a mediados de mes a succionar el fondo marino del Abra para rellenar la construcción del espigón central del Superpuerto, la última de las grandes ampliaciones que se acometen en esta infraestructura situada en Zierbena. Durante cuatro meses y medio extraerá un total de 6,5 millones de metros cúbicos de arena del subsuelo hasta habilitar una nueva superficie de 334.000 metros cuadrados que, una vez urbanizada a finales de 2019, se destinará al tráfico y almacenamiento de mercancía en unas instalaciones portuarias que están al límite de su capacidad con el 87% de su suelo ya ocupado.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Barkala, ha detallado este viernes las características de una «obra extraordinaria para la que vamos a utilizar un barco extraordinario que ya está de camino a Bizkaia». La draga, modelo 'Ham 318' y de bandera holandesa, tiene una capacidad para almacenar 37.000 metros cúbicos de arena que obtendrá de un área del subsuelo marino de forma rectangular de ocho kilómetros cuadrados de extensión. Cuenta con dos aspiradoras gigantes con sendos tubos cuya boca, de cuatro metros de ancho por uno de alto, barrerán el fondo a profundidades de entre 45 y 65 metros, hasta llenar la barriga del buque. Una tarea que repetirá al menos dos ocasiones en el día, aunque el responsable portuario ha remarcado que «estará trabajando las 24 horas sin descanso hasta concluir su cometido».

El director del Puerto, Carlos Alzaga, ha remarcado que la extracción se realizará con todas las garantías de seguridad. La zona sobre la que se va a actuar está ubicada a cuatro kilómetros de la playa de La Arena y a seis de la de Gorrondatxe (Aizkorri), y cuenta con su correspondiente estudio de impacto ambiental, «que empezamos a tramitar en 2010 y que tenemos aprobado desde 2013».

20 millones de euros

Los trabajos serán objeto de un exhaustivo seguimiento para controlar que no se producen afecciones al entorno. Algo que, en principio, no contemplan los estudios realizados, según ha explicado el investigador jefe de Azti, Javier Franco. «Todos los análisis realizados hasta la fecha así lo apuntan», ha remarcado. De hecho, en los últimos años ya se han extraído 900.000 metros cúbicos de arena para diversos rellenos en el Superpuerto «y no se ha percibido ningún efecto negativo ni en los arenales, ni en la actividad pesquera.

Los trabajos de extracción exigirán a la Autoridad Portuaria una inversión de 20 millones de euros, el 26% del presupuesto de la primera fase de construcción del espigón central, donde ya se han colocado 22 cajones gigantes de 25 metros de altura por 55 de largo y 17 de ancho que delimitarán la zona de muelles de la nueva explanada. También se han traído al futuro espigón más de un millón de metros cúbicos de material de tierra y rocas obtenidos de los trabajos de estabilización de la antigua cantera de Punta Lucero, ubicada en el interior del recinto portuario y cuyo riesgo de desprendimiento ha exigido su reparación.

Candidatos a ocupar la ampliación

El Puerto de Bilbao podría recibir a los nuevos proyectos empresariales en menos de dos años. La fase de licitación que ocupen el nuevo espigón central arrancará a partir de diciembre de 2019, según ha confirmado el presidente de la Autoridad Portuaria, Rikardo Barkala. El responsable ha afirmado que el nivel de ocupación actual es del 87% y que «a partir de un 75% se produce un efecto embudo». También ha confirmado que los operadores «ya se han interesado», pero «aún es pronto para decidir qué tipo de tráficos interesan al puerto».

 

Fotos

Vídeos