Una docena de ovejas pasa la noche en el antiguo túnel de Altos Hornos en Sestao

Los animales han vuelto a casa en un remolque./Ayuntamiento de Sestao
Los animales han vuelto a casa en un remolque. / Ayuntamiento de Sestao

La Policía Local ha cercado al rebaño para evitar accidentes hasta localizar al propietario, un pastor de Trapagaran

AZAHARA GARCÍASestao

Si la cabra tira al monte, la oveja tira al túnel. A pesar de que los pueblos de Bizkaia se caracterizan por estar rodeados de montañas y por vivir muy cerca de la naturaleza, no es habitual ver rebaños en medio de localidades de tradición industrial como Sestao. De ahí, la sorpresa de los efectivos de la Ertzaintza que trabajan en la comisaría del municipio fabril al ver, alrededor de las 01.30 horas de esta madrugada, a un grupo de doce ovejas que se escapó de su cercado y que optó por refugiarse en el antiguo túnel de acceso de Altos Hornos de Vizcaya.

Los agentes, que asistían atónitos al bucólico espectáculo, dieron la voz de alarma a la Policía Municipal que, inmediatamente, comenzó a buscar al propietario para que procediera a su retirada. Como medida de precaución, mientras se localizaba al pastor, y para evitar que las ovejas pudieran asustarse y causar un accidente, los efectivos del cuerpo local aparcaron uno de los coches patrulla junto al subterráneo para bloquear la salida del rebaño.

La proximidad de la carretera podía constituir un peligro, ya que si el tráfico –que va en aumento a partir del amanecer– inquietaba a los animales, cabía la posibilidad de que estos acabaran en medio de la calzada.

De vuelta a casa

Bien por las medidas de seguridad tomadas por los agentes o por el dócil carácter de los animales, estos no se han movido del túnel hasta que, alrededor de las diez de la mañana ha sido localizado su amo, un pastor vecino de Trapagaran.

Finalmente, las 12 ovejas han sido recogidas por su dueño. Para llevarlas de vuelta a casa, ha tenido que emplear un remolque. Finalizaba así la aventura urbana de estos animales.