La Diputación acota tres zonas de pastos en Triano para evitar conflictos por el ganado suelto

La Diputación acota tres zonas de pastos en Triano para evitar conflictos por el ganado suelto

Ganaderos constituyen asociaciones en Abanto, Ortuella y Trapagaran para gestionar el uso de esta superficie

IZASKUN ERRAZTI

La Diputación quiere atajar de raíz los conflictos que la presencia de ganado incontrolado genera desde hace décadas en los montes de Triano. Para ello, y tras más de dos años de trabajo con los ayuntamientos afectados y los profesionales del sector, ha decidido dividir en tres zonas la superficie destinada a pastos, según ha anunciado en las Juntas Generales la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta. Para gestionar el uso de estas áreas, los ganaderos de Abanto, Ortuella y Trapagaran constituirán, a petición propia, tres asociaciones.

Unzueta ha reconocido a los grupos que el uso que algunos ganaderos han realizado hasta la fecha de estos montes de utilidad pública «no ha sido el adecuado», lo que ha desencadenado graves problemas. A menudo, la seguridad de los conductores se ha visto amenazada por la presencia en las carreteras de ganado suelto, que también ha invadido las zonas recreativas. Además, las quejas de los vecinos que residen en la zona han sido frecuentes, sobre todo por la falta de limpieza derivada de los excrementos de estos animales y los daños en vehículos. Los responsables forales también veían la necesidad de incidir en otro aspecto, el del 'vacío invernal', para que dos meses y medio al año las zonas de pasto queden libres de ganado para favorecer la regeneración del monte.

Tras analizar la situación, la institución foral adoptó algunas medidas. Entre ellas, ha explicado la diputada, definir la superficie de uso exclusivo para ganado y delimitarla con vallados o cerramientos y desbrozar y mejorar los terrenos para pastos. Para determinar el uso de estos suelos, los interesados apostaron por constituir tres asociaciones de ganaderos, una por cada municipio con derecho sobre los montes de Triano. Los profesionales de Abanto y Ortuella, ha informado la responsable foral, ya han retirado los pliegos de condiciones para ponerse en marcha como asociación, pero los de Trapagaran «aún no lo han hecho».

Retirada de animales

Elena Unzueta también se ha referido a la reciente intervención de la Diputación en la balsa de Triano, de donde fueron retirados una docena de animales entre el 19 de abril y el 24 de mayo. Según ha desgranado, la institución foral instaló un cierre perimetral en la zona que desató las quejas de los vecinos. «Nos pidieron que levantáramos el cierre por tratarse de una zona de uso libre, y así lo hicimos», ha señalado. El siguiente paso fue implantar vigilancia y no tardó en detectarse la presencia de ganado suelto. «Los ganaderos metían el ganado al anochecer y lo sacaban al amanecer», ha afirmado la diputada. Los propietarios, ha asegurado, «fueron avisados», pero al no obtener respuesta sus animales fueron trasladados a una granja foral, donde han permanecido quince días. «Ahora están en otra finca de la Diputación, donde son atendidos y se encuentran en perfecto estado», ha subrayado Unzueta en respuesta a una denuncia que Indaz, un grupo político independiente de Abanto, ha presentado ante la Fiscalía, y en la que asegura que los animales están sometidos a maltrato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos