«Hemos cumplido con todo lo prometido en un alto porcentaje, no nos lo explicamos»

Álvaro Parro, alcalde en funciones de Balmaseda. / E. C.
Álvaro Parro, alcalde en funciones de Balmaseda. / E. C.

Tras la derrota del PNV ante los independientes, el alcalde en funciones, Álvaro Parro, asume que la «primera opción es ser firmes en la oposición»

SERGIO LLAMAS BALMASEDA.

«No descartamos nada, pero será muy complicado llegar a acuerdos con la CLI porque tenemos diferencias importantes en cuanto a los programas», reconoció ayer el todavía alcalde en funciones de Balmaseda, Álvaro Parro, del PNV. Los 73 votos que le separan de la Candidatura Local Independiente, primera fuerza en las elecciones municipales, les dejan con un concejal menos. «La negociación les corresponde a ellos», recordó Parro, que añadió que su «primera opción es ser firmes en la oposición».

El candidato a la alcaldía de la CLI, Aitor Larrinaga, señaló que es el momento de la «prudencia» y la «tranquilidad», y avanzó ayer que será la próxima semana cuando se inicien los contactos, «sin cerrarse puertas» y dispuestos a ver «la predisposición» de todas las fuerzas. «De entrada igual se busca un acuerdo para la investidura», planteó el representante de la agrupación, que recordó que sus seis concejales les obligan a negociar presupuestos y ordenanzas fiscales en una Corporación con 13 ediles. «Esta semana nos estamos reuniendo dentro del grupo para analizar los resultados y valorar los posibles pactos», informó.

El objetivo de la CLI es el de contar con una liberación por dedicación exclusiva, la del alcalde, y «buscar un cierto consenso en la forma de trabajo» con el resto de los partidos. «Tenemos mucha experiencia en la oposición y sabemos que es un papel duro. Queremos que haya un ambiente de trabajo positivo que le permita trabajar y aportar a todo el mundo», defendió Larrinaga, que durante la noche electoral ya atribuyó el éxito al trabajo realizado durante la campaña y a la demostración de lo que aportan las candidaturas independientes en municipios del entorno, como Zalla o Carranza.

El candidato del PNV, por su parte, no encontraba explicación al vuelco electoral tras una legislatura «tranquila en la que se ha cumplido todo lo prometido en un alto porcentaje, no nos lo explicamos», valoró Parro. «Igual no hemos acertado al transmitirlo», planteó.

Cambio de color

El representante de EH Bildu, Aitor Llano, también tendrá una asamblea interna la próxima semana para abordar su postura de cara a la investidura, y señaló que su valoración sobre los resultados electorales es «agridulce» tras perder un edil, aunque celebró que por primera vez en décadas «haya un cambio de color político en el Consistorio».

El socialista Isatxu Fernández, socio del gobierno jeltzale en la pasada legislatura, señaló que la situación ha estado muy «polarizada» estas elecciones en Balmaseda, y apuntó que gobernar en minoría «puede ser muy complicado».