El Consorcio de Aguas invertirá 15 millones de euros en ampliar la depuradora de Muskiz

El interior de la depuradora de Muskiz, en funcionamiento desde 1998. / CABB
El interior de la depuradora de Muskiz, en funcionamiento desde 1998. / CABB

La entidad recurre por primera vez al diálogo competitivo para adjudicar el proyecto por las dificultades tecnológicas que implica. «Puede ser objeto de patentes», justifica la institución

SERGIO LLAMAS MUSKIZ.

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia (CABB) utilizará por primera vez el sistema de 'diálogo competitivo' para contratar las obras de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Muskiz, en las que invertirá 15 millones de euros. Se trata de un curioso sistema de adjudicación que durante 12 meses se desarrollará de manera paralela con varios licitadores. Cada uno propondrá diferentes soluciones técnicas, hasta que se determine cuál es la opción más adecuada, y en base a ella se redactará el proyecto de construcción. Será un proceso largo que se rematará con el inicio de las obras a finales del 2020.

La EDAR de Muskiz está en funcionamiento desde 1998. Fue la primera que se construyó en el ámbito del Consorcio, por delante de la de Galindo. Fuentes de la entidad señalaron que las instalaciones «actualmente tratan un caudal en los límites de su condición de diseño». Inicialmente se acondicionó para atender las necesidades de una población de 12.000 habitantes. Incluyendo servicios e industria, ahora da servicio a una población de 15.700. Salvo Kobaron, que tiene su propio tratamiento, la estación cubre la demanda de toda la localidad minera, de Las Carreras (Abanto) y del entorno de Kardeo-La Arena (Zierbena). La ampliación le permitirá tratar aguas residuales de hasta 20.500 habitantes.

La necesidad de la ampliación, sin embargo, responde a los caudales que se producen en los momentos de lluvias fuertes, como recoge un informe elaborado en 2016. Los trabajos minimizarán el riesgo de que, en momentos puntuales, se puedan llegar a verter aguas no tratadas de manera adecuada al cauce del Barbadun.

La depuradora cuenta de origen con un pequeño tanque de tormentas, pero la solución que se busca pasa por optimizar el proceso de depuración con una instalación de tratamiento de aguas de lluvia. Así se quieren ajustar a los parámetros, más restrictivos, que regirán en el futuro en materia medioambiental.

Uso de patentes

Responsables del Consorcio reconocieron que hasta el momento sólo tienen referencias del uso de la contratación por diálogo competitivo «en casos muy puntuales» y ninguno hace referencia a obras en el ámbito de los servicios de agua urbana.

«La razón de emplearlo en este caso es poder incorporar al diseño nuevas tecnologías no habituales en el Consorcio, ya que debido a las condiciones existentes consideramos que no es viable una solución convencional», afirmaron. Y es que, la ampliación de la EDAR de Muskiz cuenta con algunos condicionantes que dificultan las obras, como el requisito de que la planta deba mantenerse operativa durante el transcurso de las obras, ya sea a través de las instalaciones actuales o de otras provisionales, así como la falta de espacio en la zona de actuación.

32 meses

Debido a estas circunstancias, en el Consorcio apuntan a la necesidad de recurrir a las tecnologías más innovadoras para acometer los trabajos. «Estas nuevas tecnologías pueden ser objeto de patentes», advirtieron en la entidad, por lo que se hace necesario acudir a la figura del diálogo competitivo, ya que es el procedimiento que garantizará una libre concurrencia y permitirá el uso de nuevas soluciones mientras se desarrollan las ofertas de los licitadores.

Antes de poner en marcha esta fase, el Consorcio hará una preselección de los licitadores. Este mes ha abierto el plazo de recepción de propuestas, que se mantendrá abierto hasta el 1 de agosto. Luego le seguirá la fase de diálogo competitivo propiamente dicha y, más adelante, un periodo de ocho meses para redactar el proyecto de construcción por parte del adjudicatario final. Tras esto llegará la ejecución de las obras, con un plazo estimado de 32 meses. Los 15 millones de euros, más IVA, financiarán todo este proceso, así como la explotación de la instalación durante su construcción y el año de garantía posterior.

Temas

Muskiz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos