El Consejo Asesor de Urbanismo en Barakaldo rechaza por segunda vez el proyecto de El Calero

El proyecto de Burtzeña deberá votarse en el pleno./PEDRO URRESTI
El proyecto de Burtzeña deberá votarse en el pleno. / PEDRO URRESTI

Como ya ocurrió en julio, la oposición vota contra la modificación parcial del PGOU en Burtzeña, que prevé 550 viviendas y cubrir parte de las vías

SERGIO LLAMAS

El Consejo Asesor de Urbanismo celebrado ayer en Barakaldo volvió a mostrar su rechazo a la modificación del PGOU para el área de El Calero, en el barrio de Burtzeña. En julio esta misma mesa participativa, en la que están representadas tanto las asociaciones del municipio como los grupos políticos del Consistorio, ya votó en contra de la medida que plantea incrementar la edificabilidad de la zona de actuación, al tiempo que cubre de manera parcial las vías del tren y amplía el espacio reservado para el paseo de la ribera y el encauzamiento del río Cadagua. El voto no es vinculante, por lo que su aplicación se decidirá finalmente en el pleno.

La sesión se saldó con ocho votos en contra, cinco a favor y una abstención. Toda la oposición (PSE, EH Bildu, Irabazi y PP) se mostró contraria al proyecto, así como cuatro asociaciones. Al apoyo del PNV se le sumó el de otros cuatro colectivos. Ayer los socialistas justificaron el rechazo ante la falta de información recibida sobre el plan, la no inclusión de sus alegaciones y la petición de conservar un caserío bifamiliar de estilo neovasco.

El proyecto para renovar El Calero, presentado por una promotora, fue sometido a un primer proceso participativo por parte de la constructora en mayo. Tras el rechazo del Consejo Asesor celebrado en julio y la emisión de un informe municipal contrario, en octubre el equipo de gobierno municipal paralizó el proyecto. El 19 de diciembre celebró un nuevo proceso participativo en la casa de cultura de Burtzeña, en esta ocasión liderado por el Ayuntamiento, que contó con una sesión informativa y participativa.

Las propuestas de los vecinos se sumaron al proyecto que prevé construir 550 viviendas -170 de protección oficial y otras 50 tasadas-, así como más de 7.000 metros cuadrados de equipamientos y 20.000 de zonas verdes. La actuación plantea cubrir, además, parte de las vías del tren y crear una plaza que una el entorno a la zona alta de Burtzeña a través de accesos mecánicos.

Aval vecinal

El equipo de gobierno reivindicó el lunes que el la modificación del PGOU tiene el aval de los vecinos. «El barrio nos ha pedido que por favor no paralicemos este proyecto. Burtzeña ha sido el gran olvidado durante décadas», manifestó el concejal de Urbanismo, Jon Andoni Uria. El edil destacó que es la primera vez que un expediente de este tipo cuenta con un escrito en el que los colectivos del barrio defienden el proyecto. La decisión deberá pasar por una Comisión Informativa antes de su votación en el pleno.

La portavoz del PSE, Ana Belén Quijada, advirtió que no todos los vecinos de Burtzeña están de acuerdo con el proyecto. «Algunos nos han transmitido que no han recibido ningún tipo de comunicación», aseveró. La edil criticó que no se hayan atendido las enmiendas del grupo, que proponían construir una rotonda para mejorar el tráfico.

 

Fotos

Vídeos