La calefacción de biomasa para Txabarri podrá llegar a casi medio millar de viviendas

El viceconsejero Pedro Jauregui y el alcalde Josu Bergara ayer en Sestao./Diana Martínez
El viceconsejero Pedro Jauregui y el alcalde Josu Bergara ayer en Sestao. / Diana Martínez

Inician las obras de la caldera ecológica de pellets que abastecerá a 250 hogares de la parte baja de Sestao y que en un futuro se podrá ampliar a otros 200

D. MARTÍNEZ SESTAO.

A partir de noviembre, algunos vecinos de Txabarri, en Sestao, dispondrán de la calefacción comunitaria y ecológica que forma parte del proyecto de regeneración de la parte baja del municipio. La sociedad pública Sestao Berri inició ayer los trabajos para instalar una caldera de biomasa alimentada por pellets de madera que distribuirá la calefacción y agua caliente a un total de 250 viviendas, situadas en la Casa del Arco.

Una iniciativa pionera en Euskadi, pues es la primera vez que se implanta un sistema de estas características en un área residencial que venía funcionando con calefacción tradicional. «Va a suponer un hito en lo que a eficiencia energética se refiere», expresó ayer Pedro Jauregui, viceconsejero de Vivienda del Gobierno vasco. Se estima que las viviendas conseguirán un ahorro energético del 30%. «Supondrá una mejora notable en las condiciones de vida», añadió. En una fase posterior se estima que podrán engancharse a este método otros 200 hogares más, ya que el sistema quedará preparado para una futura ampliación.

Las obras se dividirán en dos fases que se solaparán. Los trabajos para construir el vaso donde irá alojada la caldera ya han arrancado -concluirán en agosto-, mientras que el próximo lunes comenzarán las labores para instalar la caldera. Esta etapa concluirá en noviembre. El total de la inversión es de 2,4 millones de euros.

Tableta informática

«La valoración del Consistorio no puede ser más positiva», afirmó el alcalde fabril, Josu Bergara. «Somos de los pocos municipios de Euskadi que disponga de una calefacción de barrio». Las viviendas asociadas a este proyecto dispondrán de una tableta informática y una tarjeta prepago para que los residentes puedan controlar el consumo y regular el uso de la calefacción.