Barakaldo tapia un túnel en Burtzeña y mejora con rampas la accesibilidad

S. LLAMAS BARAKALDO.

Dos tramos de rampas sustituirán a las actuales escaleras entre las calles La Calzada y Munoa, en Burtzeña. El Ayuntamiento de Barakaldo iniciará en las próximas semanas estas obras dirigidas a mejorar la accesibilidad en las proximidades de los nuevos pasos de cebra acondicionados en el barrio para poder cerrar los antiguos túneles.

«Este es un camino muy utilizado, justo enfrente de la gasolinera, para acceder al colegio, a la iglesia o para ir hacia el barrio de Cruces, por lo que creemos que este nuevo acceso será muy bien acogido en el barrio», señaló ayer el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria.

Las nuevas rampas tendrán una pendiente de un 8 y un 12%, debido a la orografía de la zona y a la presencia de arbolado. Los trabajos servirán, además, para inhabilitar el antiguo túnel frente a la gasolinera. Se desmontará el pasamanos y los tramos de barandilla existentes, se tapiará la boca de entrada con un muro de hormigón armado y se rellenará el hueco de las escaleras. El plazo de ejecución de estas obras será de 2 meses, y la inversión llegará a los 44.524 euros.

Ampliar la acera

«Mantener el antiguo acceso a los subterráneos no tenía sentido, por lo que se ha optado por regenerar ese espacio convirtiéndolo en zona verde y ampliando un poco la acera en el nuevo acceso», detalló el edil, quien señaló que, de esta manera, se deja definitivamente atrás un antiguo punto inseguro del municipio.

Los túneles de Burtzeña se cerraron en octubre como parte de un proceso de traspaso al Ayuntamiento de este tramo de la carretera foral. La Diputación entregó una partida de 143.358 euros al Consistorio para crear tres pasos de peatones en superficie en la calle Munoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos