Barakaldo se suma a la red vasca de ciudades amigables con los mayores

La consejera Beatriz Artolazabal junto a la alcaldesa fabril, Amaia del Campo./Azahara García
La consejera Beatriz Artolazabal junto a la alcaldesa fabril, Amaia del Campo. / Azahara García

El proyecto Euskadi Lagunkoia, promovido por el Gobierno vasco, arranca con la participación de 60 comerciantes que se han asesorado para adaptar sus locales a las necesidades de la tercera edad

AZAHARA GARCÍABarakaldo

«El envejecimiento de la población no es una carga, sino un logro social al que hay que dar respuesta». Así lo ha afirmado esta mañana la consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, que ha visitado el Ayuntamiento de Barakaldo para firmar la adhesión de la segunda urbe vizcaína a la red de ciudades amigables de Euskadi con las personas mayores.

En el proyecto Euskadi Lagunkoia, que promueve el Ejecutivo de Vitoria, están integrados ya un total de 60 municipios. Entre todos, ya suman cerca del 78% de la población mayor de 65 años que reside en la Comunidad Autónoma Vasca. El País Vasco es uno de los líderes de la Unión Europea en la promoción del envejecimiento activo «y desde el ámbito municipal se está trabajando muy bien», ha destacado la delegada del área.

Barakaldo, donde la población mayor de 65 años es el 23%, lleva seis meses trabajando para conocer las necesidades de la tercera edad y ver qué acciones pueden facilitar su día a día. Así, el primer paso ha sido poner en marcha el programa Comercios Amigables, en el que a través de Inguralde negocios locales han recibido algunos consejos para lograr que, en palabras de la alcaldesa Amaia del Campo, «nuestros mayores puedan seguir participando en la vida que se desarrolla en su entorno de la manera más independiente posible».

Compromiso

De esta manera, «sin necesidad de realizar grandes inversiones de dinero, los establecimientos pueden ayudar haciendo los carteles más grandes para que todos los clientes puedan verlos mejor, dejar las puertas abiertas para facilitar la accesibilidad o colocar sillas donde las personas de más edad puedan esperar su turno de forma cómoda», ha enumerado Artolazabal.

Los comerciantes fabriles ya han participado en seis talleres. En total, son 60 los negocios que han recibido información sobre como mejorar su accesibilidad a las personas mayores y que han tomado nota de los consejos que se les han ofrecido. «Nos os confirma algo que ya sabíamos, que Barakaldo está muy comprometido con sus personas mayores, ahora el reto es seguir desarrollando iniciativas que ayuden a hacer de nuestra ciudad un espacio más amigable», ha zanjado la regidora local.