Barakaldo salva con una nueva acera la falta de accesibilidad en una céntrica calle de Burtzeña

El barrio sigue a la espera de un desarrollo integral./Sergio Llamas
El barrio sigue a la espera de un desarrollo integral. / Sergio Llamas

También se han realizado mejoras en las redes de servicios subterráneas

S. LL.BARAKALDO.

Burtzeña sigue a la espera de un desarrollo integral del barrio. Entre tanto, el Ayuntamiento de Barakaldo continúa dando pequeños pasos para mejorar su urbanismo. El último, todavía en marcha, es la renovación de las aceras a la altura de los bloques 19, 21 y 23 de la céntrica calle Munoa, de los que se han eliminado los escalones.

«Buscamos una ciudad moderna, cómoda y accesible», remarcó ayer la alcaldesa, Amaia del Campo, durante una visita a la zona de los trabajos en los que el Consistorio invertirá 48.200 euros. Pequeñas rampas salvan los antiguos desniveles. Además se han aprovechado los trabajos para realizar mejoras en las redes de servicios subterráneas.

Además del nuevo pavimento y de la rampa, con una pendiente del 8%, también se mejorará el pequeño parque anexo al que se le dotará de tres nuevos bancos (en la actualidad cuenta con dos). «Es un rincón muy utilizado y nos lo habían demandado», añadió la alcaldesa.