Barakaldo pone fin a dos décadas de litigios judiciales por el parking de la Herriko Plaza

Entrada de vehículos al parking de la Herriko Plaza. / PEDRO URRESTI
Entrada de vehículos al parking de la Herriko Plaza. / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento firmó ayer el último de los acuerdos con la empresa Viuda de Sainz, que recibe 1,5 millones de euros tras perder la explotación

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

Después de más de dos décadas, el parking de la Herriko Plaza dejará de ser motivo de litigio en los tribunales. El acuerdo extrajudicial suscrito en la mañana de ayer entre el Ayuntamiento de Barakaldo y la empresa que finalizó las obras en 1998 y que se ha encargado de gestionar su concesión desde entonces, Viuda de Sainz -a la que se le abonan 1,5 millones de euros para separarla del servicio-, cierra el último fleco jurídico de esta disputa y deja la gestión del recurso en manos de APK 91.

El origen del conflicto se remonta al momento en que el Ayuntamiento fabril decidió rescindirle la adjudicación para la construcción y explotacíón del parking a la primera adjudicataria, Ormak Egin, en el año 98. Entonces, las obras se encontraban paralizadas a causa de los problemas económicos que atravesaba la mercantil, y el Consistorio decidió otorgárselas a Viuda de Sainz, que había quedado segunda en el concurso público.

La primera firma recurrió la decisión en los tribunales, que en junio de 2013 le dieron la razón y acordaron que el Consistorio fabril debía devolverles el contrato. Tras solicitar varias aclaraciones, en abril del 2014 la institución local aprobó un decreto que permitía restituir la concesión si Ormak Egin cumplía una serie de requisitos. Al entender que no quedaban satisfechos, resolvieron no otorgarles la concesión, pero en 2015 un auto judicial anuló la decisión y obligó nuevamente a devolverles la adjudicación, lo que se hizo en junio de ese mismo año.

Desde entonces, el Ayuntamiento de Barakaldo ha mantenido abiertos procesos judiciales con ambas empresas para fijar unas posibles indemnizaciones, mientras negociaba con ellas de forma paralela. Finalmente, un acuerdo extrajudicial alcanzado el pasado mes de abril con Viuda de Sainz y Ormak Egin ha permitido llegar a una solución que evite al Consistorio perder dinero con los litigios.

Por un lado, Viuda de Sainz le reclamaba al Ayuntamiento fabril una compensación de 2,6 millones de euros por los daños y perjuicios sufridos al no completar la explotación que se les había concedido hasta el año 2035. Esta reclamación aún no había sido resuelta de manera definitiva en los juzgados.

A su vez, Ormak Egin mantenía otra causa abierta con el Ayuntamiento de la segunda urbe vizcaína, en la que ambos se reclamaban mutuamente daños y perjuicios, uno por los años de explotación no disfrutados y el otro por los trabajos de construcción no llevados a cabo. Finalmente, Ormak Egin solicitó ceder la gestión del parking subterráneo a una tercera empresa, APK 91, asumiendo esta última una compensación de 1,5 millones de euros que debía entregar al Ayuntamiento.

Cesión en mayo

La cesión fue aprobada por el pleno municipal en abril, por lo que a mediados de mayo el parking de la Herriko Plaza cambió de manos por segunda vez en la última década. Así APK 91 pasó a hacerse cargo del servicio y el Consistorio recibió la compensación de 1,5 millones de euros. Este martes, un nuevo pleno extraordinario, celebrado todavía con la Corporación en funciones de la legislatura que finaliza ahora, aprobó por unanimidad destinar ese millón y medio de euros recibidos por la nueva concesionaria a satisfacer la compensación que reclamaba Viuda de Sainz. La aprobación de esa medida ha permitido materializar el acuerdo suscrito durante la mañana de ayer.

«El buen trabajo de los técnicos municipales y el departamento jurídico han permitido que se pueda cerrar este acuerdo poniendo así fin a todos los procedimientos judiciales que el Ayuntamiento tenía abiertos desde hace más de 20 años», felicitó ayer el concejal en funciones de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria.