Barakaldo otorga la licencia de derribo al Instituto Trueba que se demolerá en verano

Alumnos del Instituto Trueba observan el edificio cerrado de urgencia hace casi un año / PEDRO URRESTI
Alumnos del Instituto Trueba observan el edificio cerrado de urgencia hace casi un año / PEDRO URRESTI

Educación destinará 815.000 euros a las obras para hacer añicos el centro, desalojado en diciembre de 2018 por problemas estructurales

SERGIO LLAMASBARAKALDO.

Si se cumplen todos los plazos previstos, el actual edificio del Instituto Antonio Trueba, en Barakaldo, desaparecerá el próximo verano. El Ayuntamiento aprobó ayer la licencia de derribo que permitirá al Gobierno vasco demoler las instalaciones del número 5 de la calle Aldapa, tras su cierre repentino en diciembre del año pasado por las graves carencias estructurales del inmueble. Los más de 500 escolares matriculados en el centro continúan su formación en la antigua escuela de Ingenieros de Minas de la localidad fabril.

El concejal de Vivienda, Planificación y Gestión Urbanística, el socialista Alfredo Retortillo, señaló ayer que la concesión del permiso ha sido aprobado en la Junta de Gobierno Local y subrayó su compromiso con el proyecto educativo de Trueba. «Tenemos claro que en ese suelo solo puede reconstruirse el instituto», remarcó el edil, que confió en que el Ejecutivo autonómico agilice los trámites para que los estudiantes puedan regresar a su ubicación original lo antes posible.

En el departamento de Educación señalaron que están a la espera de recibir la licencia para licitar las obras. Los trabajos saldrán a concurso público por un importe de 815.753 euros, y con un plazo de ejecución de cuatro meses. La previsión inicial de los responsables del área es que la actuación se desarrolle en el verano del año que viene, aunque si fuera posible se comenzaría antes.

Los trabajos se realizarán de forma mecánica utilizando una retroexcavadora de gran alcance provista de un demoledor. La actuación se iniciará por el lado más próximo al bidegorri del Paseo Dolores Ibarruri, y avanzará por el edificio principal de dirección sur a norte. Según recoge el proyecto presentado por el Gobierno vasco, se irá derribando pórtico por pórtico y aprovechando el escombro generado para ganar altura y dominar mejor la operación.

Toneladas de escombros

El derribo dejará 5.090 metros cúbicos de escombros. La actuación deberá iniciarse con la retirada del mobiliario, cortinas y otros materiales del interior del edificio y el resto de las instalaciones, como la caldera, las placas fotovoltaicas de la cubierta o la red de cableado eléctrico.

Luego se podrán iniciar los trabajos de demolición propiamente dichos que afectarán a una zona de casi 6.000 metros cuadrados en los que están los dos edificios que se echarán abajo: una pista polideportiva cubierta, de 844 metros cuadrados, y el del aulario, con 6.230 metros cuadrados repartidos en cinco plantas y varios semisótanos. No será necesario cortar al tráfico ninguna calle durante las obras, ya que éstas se limitarán al interior del solar. Sí se cerrará una acera en la calle Rubén Darío y se cancelarán las plazas de aparcamiento colindantes al instituto. Además se instalará una malla para el polvo en la zona más próxima a la demolición.

En febrero el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad una moción del PSE para blindar el suelo y prevenir cualquier posible recalificación. «El centro Antonio Trueba da cobertura a los alumnos y alumnas de los barrios de Rontegi, Desierto-Urban y Lasesarre, así como a los de la zona centro», recordó Retortillo, quien advirtió que trasladarlo a otro punto «podría afectar negativamente a la matriculación».