Barakaldo amplía a seis zonas el tratamiento para evitar resbalones

Imagen de la calle La Florida, en la que se actuará. /Sergio Llamas
Imagen de la calle La Florida, en la que se actuará. / Sergio Llamas

La semana que viene empezará a aplicar la técnica del 'abujardado' en Eguzkiagirre, la plaza de Cruces, Retuerto, la calle La Florida y Arauti

S. LLAMAS BARAKALDO.

La lluvia hace difícil caminar por algunas calles con el pavimento muy gastado. Para prevenir resbalones, el Ayuntamiento de Barakaldo extenderá a otra media docena de ubicaciones el tratamiento que ya inició el pasado año en ocho puntos del municipio, y que luego amplió con varias actuaciones en otras nueve calles a comienzos de este 2018.

Así, las zonas de Eguzkiagirre, La Florida, Arauti, la plaza de Cruces y el parking de Retuerto serán más seguras para los peatones. El Ayuntamiento invertirá 30.000 euros en mejorar el paso por estas calles aplicando un tratamiento denominado 'abujardado', que consiste en picar las baldosas hasta llegar a una capa en la que éstas recuperen su adherencia original.

Las obras comenzarán la próxima semana y se centrarán en las calles donde el pavimento se encuentra más desgastado. Sumando toda la lista de nuevas actuaciones, en total se aplicará esta técnica en una superficie de 2.443 metros cuadrados de acera. «Eso permitirá que nuestros vecinos puedan moverse con mayor seguridad por la ciudad, dejando de lado a los temidos resbalones que se producen sobre todo con la lluvia», tranquilizó el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria.

En el Consistorio fabril explicaron que el origen de estas actuaciones se produce en los distintos encuentros mantenidos con los vecinos a lo largo de los barrios de la ciudad. En ellos se han recogido diferentes sugerencias para acabar con el problema de los resbalones. Finalmente en 2017 se comenzó a aplicar el sistema del 'abujardado', en los que Barakaldo lleva invertidos hasta la fecha 80.000 euros. La técnica, aplicada ya en una veintena de puntos del municipio, permite devolver la rugosidad a las baldosas.

Actuaciones previas

La primera intervención, con un coste de 24.000 euros y un plazo de seis semanas, alcanzó a las calles Munibe, Economía, la pasarela de Cruces sobre la A-8, la bajada hacia La Paz, Murrieta y una primera parte de Eguzkiagirre, donde también se actuará ahora. También se dio un tratamiento a la plaza Trueba, donde un año antes se había efectuado un primer tratamiento antideslizante para prevenir resbalones.

La segunda intervención se desarrolló en enero de este año y amplió el tratamiento a las calles Quevedo, a la altura de los portales pares, y a la esquina con La Felicidad. También a la Avenida La Libertad, Goya, Pablo Picasso, Federico García Lorca, Landeta Goikoa y Bekoa, la plaza de la Siderurgia y las rampas del mercadillo. Ya entonces la alcaldesa, Amaia del Campo, se comprometió a seguir ampliando esta actuación, tras comprobar que funcionaba «muy bien». El coste entonces fue de 47.000 euros.

 

Fotos

Vídeos