Balmaseda probará rutas para que los escolares acudan solos al colegio

El Ayuntamiento pondrá en marcha la próxima semana dos caminos seguros al Mendia y a la Ikastola Zubi Zaharra

SERGIO LLAMAS BALMASEDA.

La próxima semana Balmaseda pondrá a prueba los dos itinerarios diseñados para que los escolares puedan acudir caminando y de forma segura al Colegio Mendia y la Ikastola Zubi Zaharra. Para esta prueba piloto, entre el lunes 14 y el viernes 18, a lo largo de hoy y mañana en ambos centros se repartirán los petos identificativos que llevarán los participantes.

El Ayuntamiento encartado lleva cerca de un año trabajando en el proyecto Camino Escolar que busca promover la movilidad sostenible en los desplazamientos a clase, fomentar buenas prácticas entre los menores, mejorando su salud y hábitos de vida saludable, al tiempo que se combate la soledad y el aislamiento, entre otros aspectos.

También los comercios del municipio participan en la iniciativa. Así, los establecimientos adheridos a la campaña lucirán una pegatina en sus escaparates con el lema 'Lagunak y el emblema del proyecto ('Eskola Bidea' dentro de un lápiz) para indicar a los menores que pueden acudir y solicitar ayuda en estos locales de camino al colegio.

Las rutas diseñadas parten de la plaza San Severino y de la Avenida Las Encartaciones, e incluyen media docena de paradas y puntos en los que se pueden ir sumando los alumnos. Se ha fijado una hora en cada uno de ellos para garantizar que se llega a tiempo a ambos centros: para las 9.30 en el caso de Mendia y a las 8.55 en el de Zubi Zaharra.

Inscripciones abiertas

El alcalde de Balmaseda, Álvaro Parro, señaló que las inscripciones para estos primeros ensayos tendrán lugar entre hoy y mañana. En el caso del colegio Mendia ayer estimaron que inicialmente participarán unos 14 alumnos. La entrega de los petos será de 8.45 a 9.15 horas en Zubi Zaharra, y de 9.15 a 9.45 en Mendia. «Dependiendo del resultado de la prueba piloto se fijará el calendario definitivo», adelantó el regidor.

Según las encuestas realizadas en las primeras fases del proyecto, y cuyos resultados se presentaron a finales de octubre, un 66% de los alumnos quiere acudir a clase junto a sus compañeros, frente al resto que prefiere hacerlo con familiares.