La azotea del torreón del Serantes tendrá un coste añadido

La fortificación con la estructura metálica que se ordenó retirar antes de Semana Santa./E. C.
La fortificación con la estructura metálica que se ordenó retirar antes de Semana Santa. / E. C.

El equipo de gobierno ordenó hace unas semanas retirar una estructura metálica en la parte superior que no se ajustaba al estilo originario de la fortificación militar

DIANA MARTÍNEZSANTURTZI

El torreón del Serantes deberá esperar un poco más para verse totalmente acabado. El proceso de rehabilitación integral al que ha sido sometido en los últimos meses se alargará, ya que el remate previsto en el proyecto para la azotea «no nos llegó a gustar, por lo que hemos pedido que nos hagan una modificación», explicó a EL CORREO la alcaldesa de la localidad, Aintzane Urkijo. Se refiere la regidora marinera a la estructura metálica que coronó la fortificación militar más antigua del monte durante un día, antes de la celebración de Cornites, y que causó una gran polémica entre los vecinos del municipio.

Las redes sociales fueron un hervidero de quejas por la instalación de un conjunto de placas que poco tenían que ver con el estilo originario del torreón, que es de piedra. La imagen corrió como la pólvora y ante el desagrado de los internautas, el equipo de gobierno ordenó su retirada inmediata. Este imprevisto ha supuesto tener que buscar un nuevo añadido para la parte superior de la estructura, en donde está previsto un mirador.

Además, tendrá un coste extra, que el Ayuntamiento todavía desconoce. Tampoco está claro el material que se empleará finalmente. Según fuentes municipales, el Consistorio marinero «está estudiando las alternativas posibles para posteriormente plantearlas a Diputación, quien deberá emitir un informe favorable para poder modificar el proyecto aprobado, por lo que no hay nada decidido».

«Falta de previsión»

A excepción de la azotea, el resto del torreón se pudo visitar en Cornites. EH Bildu, sin embargo, denunció ayer la «improvisación y falta de previsión» con la que ha actuado el equipo de gobierno en el proceso de rehabilitación, colocando «unas chapas metálicas totalmente discordantes con su estilo», expresó Imanol Urtiaga, portavoz de la coalición soberanista. La instalación de esas placas «no era algo provisional, sino que formaba parte del proyecto aprobado en 2013 en Junta de Gobierno».

«Lo cierto es que en EHBildu estamos muy ilusionados con la rehabilitación del torreón, por la que hemos trabajado mucho en los últimos años, pero ver la falta de tacto que ha tenido el equipo de gobierno nos ha decepcionado. ¿Acaso cuando aprobaron el proyecto en 2013 o al realizar el encargo a la empresa de rehabilitación no lo analizaron?, ¿no se dieron cuenta que el resultado desfiguraba por completo el torreón?», añadió Urtiaga.