El Ayuntamiento de Ortuella precinta una empresa por irregularidades urbanísticas

La planta, acusada también de contaminación, está ubicada en la zona conocida como Capetillo. / F. GÓMEZ
La planta, acusada también de contaminación, está ubicada en la zona conocida como Capetillo. / F. GÓMEZ

Una sentencia ordena el cierre de Hierros y Metales Gutram S.L, con una plantilla de diez trabajadores, por carecer de licencia de actividades

HELENA RODRÍGUEZ ORTUELLA.

Una patrulla de la Policía municipal de Ortuella precintó ayer las instalaciones que la empresa Hierros y Metales Gutram S.L posee en el municipio. La medida se fundamenta en una sentencia de 2006 que condena a la firma echar el cierre por carecer del licencia de actividad. Tras varias demoras, el Ayuntamiento minero ejecutó ayer la medida, que también había sido solicitada por el grupo Ekologistak Martxan por «infracciones medioambientales».

El pasado mes de junio, los responsables municipales ordenaron el cierre, pero «presentaron alegaciones que hemos analizado y estudiado durante estas semanas», explicó a este diario el alcalde, Saulo Nebreda. «Ninguna ha sido considerada pertinente y hemos ordenado que se clausuren las instalaciones», confirmó.

Hierros y Metales Gutram S.L, que se dedica al tratamiento y almacenamiento de residuos no peligrosos, asienta su planta en la zona conocida como Capetillo, en el límite territorial con Santurtzi y Abanto. Cuenta con una plantilla de 10 trabajadores y, además, «mantiene 30 empleos indirectos», según confirmaron fuentes de la empresa. Sus responsables desvelaron ayer que están «buscando soluciones para mantener la actividad». «Hemos contactado con otros municipios para instalarnos en otra parte, pero aún estamos a la espera», desvelan.

La firma, que pertenece a la Asociación Vizcaína de Excavadores y a la de Recuperadores de Metal del País Vasco, «trabaja desde hace varios años en proyectos de innovación tecnológica con la Diputación Foral de Bizkaia, Tecnalia, Gaiker y compañía privadas como Sidenor o Nervacero», manifiestan las mismas fuentes.

La instalación ocupa unos terrenos de Ortuella que está calificados como rústicos «por lo que la actividad es ilegal», según fuentes municipales que también confirman que «no tienen licencia de actividad». El pasado 24 de mayo, Ekologistak Martxan registró una denuncia ante el propio Consistorio y otras instituciones en la que reflejaba que la actividad desarrollada en la planta «afecta de forma ostensible y sistemática al medio ambiente y a la salud de los trabajadores, infringiendo diversas normativas».

Terrenos rústicos

El grupo conservacionista señala que se producen «vertidos de aguas contaminadas al arroyo Capetillo, deficiencias en el control de los residuos que transportan los camiones que llegan al recinto», así como «emisiones atmosféricas procedentes del cribado de materiales».

También censura la quema de «disolventes, pinturas, aceites, resinas, plásticos, gomas, sacas y todo lo que no sirve, por la noche y en condiciones de lluvia». La lista de infracciones descrita incluye filtraciones al subsuelo y la ocupación del dominio público hidráulico. «En su día, se canalizó y entubó el cauce a su paso por el interior de la empresa, de manera que se incrementaba la superficie de la parcela. Con ello, se suprimen los accesos al cauce y otras servidumbres legales», aseguran. Desde Gutram, por su parte, desmienten todas estas acusaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos